jueves, 12 de septiembre de 2013

Sendero está en el Vraem porque Fujimori desmontó al GEIN que capturó a Abimael

Los generales PNP Carlos Morán Soto y Claudio Tello Benites en el museo de la subversión, ubicado en la sede de la Dircote, en la avenida España.
Los generales PNP Carlos Morán Soto y Claudio Tello Benites, y el comandante PNP Guillermo Bonilla Arévalo, oficiales que participaron en "La Captura del Siglo", relatan pormenores sobre el arresto del líder senderista que hace 21 años cayó sin que se produjera un solo disparo.
Doris Aguirre.
"Parece que fue ayer", dice el general PNP Carlos Morán Soto al recorrer las oficinas de la Dirección contra el Terrorismo (Dircote), un viejo edificio de la avenida España. Morán fue uno de los oficiales que formó parte del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), que hace 21 años detuvo al cabecilla terrorista Abimael Guzmán y a siete miembros de la cúpula de la organización criminal Sendero Luminoso.
"Parece que fue ayer. Regresar aquí es como ingresar al túnel del tiempo. Es como revivir  una época en la que parecía que el terrorismo le estaba llevando ventaja a las fuerzas de seguridad", señala el general Morán, hoy jefe del Estado Mayor de la Policía Nacional.
"El curso de la guerra dependía de la operación de inteligencia en la que estábamos participando. Era una gran responsabilidad. Cuando supimos que Guzmán estaba vivo, y que vivía en Lima, entonces comprendimos que seguíamos el camino correcto. Sorprendimos a Guzmán sin disparar un solo tiro. Nunca hay que olvidar lo que entonces sucedió", explica el general Morán, quien cumplió el papel de analista de toda la documentación  e información que llegaba al GEIN sobre la cúpula maoísta.

Son pocos los oficiales que, luego de dos décadas de "La Captura del Siglo", continúan en actividad, como el general Carlos Morán Soto. Otro es el general PNP Claudio Tello Benites. Durante el proceso de búsqueda de Abimael Guzmán, Tello intervino en la identificación y captura de Zenón Vargas Cárdenas, "camarada Arturo", coordinador de la cúpula de Sendero Luminoso.
"La identificación de Zenón Vargas nos confirmó que Guzmán estaba en la casa de Los Sauces, Surquillo. Descubrimos que sus contactos eran Maritza Garrido Lecca y Carlos Incháustegui Degola, quienes ocupaban la residencia donde se ocultaba el cabecilla terrorista", explica  el general Claudio Tello,quien hoy se desempeña como jefe de la Región Policial del Callao.
"Vargas fue detenido el mismo 12 de septiembre de 1992, a las cuatro de la tarde, tres horas antes de la captura de Guzmán. De no haber sido intervenido Zenón Vargas, no habríamos ingresado en la vivienda de Los Sauces y probablemente Abimael Guzmán hubiera escapado", relata el general Tello en el vetusto local de la Dircote.
GOLPE A LA BANDA
El comandante PNP Guillermo Bonilla Arévalo, otro de los oficiales del GEIN que cumplió un papel en la "La Captura del Siglo" y se mantiene en actividad, es el jefe de Participación Ciudadana de la Región Policial del Callao. Bonilla actuó como agente de búsqueda del GEIN que dirigió el coronel PNP (r) Benedicto Jiménez Bacca.
"A mí me tocó capturar a Zenón Vargas. Lo atrapamos cuando caminaba por el puente México, en la Vía Expresa. Cuando lo detuvimos, pasaban los hinchas de Alianza Lima porque ese día se jugaba el clásico en el Estadio Nacional. Vargas comenzó a gritar '¡Auxilio! ¡Auxilio! ¡Me están secuestrando!'. La gente de la barra nos acorraló y casi nos linchan. Sólo éramos el agente José Gil Becerra y yo. Recién cuando sacamos nuestras placas de la policía, los barristas se detuvieron y nos dejaron trabajar", narra el comandante Bonilla.
El general Carlos Morán relata que cuando tuvo oportunidad de conversar con Abimael Guzmán, el cabecilla le confió una anécota sobre sus peripecias con la policía. "Me dijo que aproximadamente en 1987 se desplazaba en un vehículo por la avenida Salaverry, conducía Elena Iparraguirre Revoredo, 'camarada Miriam', de pronto un policía motorizado hizo señales con las luces para que se detuviera, Guzmán pensó que lo habían sorprendido, Elena Iparraguirre le preguntó al policía : '¿Por qué nos detiene? No hemos hecho nada de malo'. A lo que el efectivo contestó: 'No se preocupe señora, no se trata de usted. Lo que sucede es que estamos abriendo paso al presidente'. Se trataba de Alan García.
Minutos después Guzmán bromeó con Iparraguirre "Le hubieras preguntado al policía de qué presidente hablaba". En esa época sus seguidores llamaban  al cabecilla de Sendero Luminoso "presidente Gonzalo'", recuerda el general Morán.
Después de la detención de Abimael Guzmán, el presidente Alberto Fujimori y su asesorVladimiro Montesinos –que no había intervenido en lo absoluto en la aprehensión de Guzmán–, desactivaron el GEIN y cambiaron de colocación a los jefes y a varios de los agentes. La decisión fue contraproducente. Sendero Luminoso aprovechó la oportunidad para reagruparse, especialmente en el llamado Comité Regional Principal, que abarcaba los departamentos de Ayacucho, Apurímac, Huancavelica y Junín. El ámbito que estaba bajo dominio de los hermanos Víctor, Jorge y Martín Quispe Palomino, actuales cabecillas terroristas en el Vraem.
"Fue un terrible error desmontar al GEIN. Nadie comprendía porqué el gobierno (de Alberto Fujimori) decidió desaparecer a un equipo especial que había tenido éxito nada menos que con la captura de Abimael Guzmán, que había conseguido la derrota estratégica de los senderistas. Se trataba de una decisión política. El gobierno de entonces se equivocó. Como resultado, surgieron los hermanos Quispe Palomino en el Vraem", afirma el comandante Guillermo Bonilla.
LECCIONES APRENDIDAS
"Al desarticular al GEIN, el gobierno de entonces le dio la oportunidad a los terroristas de reorganizarse en el Vraem. Lo que quería con ese acto era apropiarse con victorias del GEIN que al gobierno no le pertenecían", añade Bonilla.
Capturado Abimael Guzmán, Óscar Ramírez Durand, "camarada Feliciano", asumió la continuidad de la "guerra popular", en 1992. Siete años después,en 1999, fue arrestado "Feliciano", pero no así su Estado Mayor, que estaba compuesto por los hermanos Quispe Palomino, quienes asumieron el control del Comité Regional Principal. Son ellos los que resisten a las fuerzas de seguridad en el Vraem.
"Efectivamente, fue un error haber desarticulado el GEIN porque se perdió una gran posibilidad de exterminar  el aparato partidario senderista, que contaba con los hermanos Quispe Palomino, los que actuaban bajo las órdenes del 'camarada Feliciano'", precisa el general Carlos Morán.
"Recuerdo que en esa época ya se hablaba de los camaradas 'José' y 'Alipio' como mandos importantes del Comité Regional Principal. Es decir, desde hace 21 años. De haber continuado el GEIN, es seguro que atrapábamos a 'José' y a sus hermanos porque contábamos con experiencia. ¿Cuál? ¡Haber detenido a Abimael Guzmán! El terrorista más buscado en el Perú", señala Morán.
Preguntado el general Carlos Morán sobre la similitud de las labores del GEIN con el actual trabajo de los agentes de a Dircote que participan en las acciones conjuntas contra los terroristas del Vraem, expresó: "Para hacer las actuales operaciones del Vraem, la Dircote aplica la misma metodología. Es decir, dándole prioridad a la inteligencia policial, clave en la captura de Abimael Guzmán. Felizmente, el olfato del investigado policial, no se ha perdido", puntualizó.
Por su parte, el general Claudio Tello dijo que los agentes de la Policía Antiterrorista ahora cuentan con tecnología de punta que les permite seguir los pasos de los senderistas con mayor precisión. En cambio, los efectivos del GEIN contaban solo con dos máquinas de escribir mecánicas. Consiguieron la primera computadora en una de las casas de Abimael Guzmán, hace 21 años. "Los hombres pasan, la experiencia queda", sentencia el general Tello.
 

DEL "ACUERDO DE PAZ" SURGIÓ EL MODAVEF
Más de un año después de la detención de Abimael Guzmán, el capturado cabecilla senderista aceptó suscribir un "acuerdo de paz" con el gobierno de Alberto Fujimori, mediante el cual sus seguidores daban por concluida la guerra. Según los ex oficiales del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), el acuerdo resultó favorable para los terroristas maoístas.
"Que Guzmán firmara el 'acuerdo de paz', no significa la derrota de Sendero Luminoso. Guzmán capitalizó la necesidad del gobierno de Alberto Fujimori de demostrar el triunfo sobre el terrorismo. Sin embargo, el senderismo no se desarticuló totalmente.  Más bien, se le dio a Guzmán la oportunidad de replantear su estrategia de continuar su 'guerra popular' por otros medios: la lucha política. Por eso surgió el Movadef, una organización que recicla a los senderistas", explica el comandante PNP Guillermo Bonilla Arévalo.
El general Carlos Morán Soto explica que el caso del Movadef demuestra que Sendero Luminoso no ha desaparecido y que se ha infiltrado en sindicatos, gremios, asociaciones y otras formas de agrupación.
"El Movadef reclama la amnistía de Abimael Guzmán, ¿con qué propósito? Pues, con elobjetivo de reactivar la organización con la finalidad de reiniciar la lucha armada. Eso es clarísimo", argumenta el general Morán.
"No hay que olvidar que Abimael Guzmán ha dicho que la 'guerra popular' se reiniciará cuando se den las condiciones. ¿Vamos a esperar a que eso suceda? Por eso es importante enfrentar al Movadef en todos los niveles", señala Morán.

En cifras
 6 agentes de la Dircote fueron los primeros en formar el GEIN.
82 agentes eran del GEIN el día de la captura de Abimael Guzmán.
30 agentes fueron los últimos del GEIN,  en 1995.
78 años cumplió Abimael Guzmán, hoy en prisión.