jueves, 12 de septiembre de 2013

'La Captura del Siglo', la heroica hazaña de hace 21 años

Este 12 de septiembre se cumplen 21 años de la captura de Abimael Guzmán Reynoso, el líder del grupo terrorista Sendero Luminoso que lidió un conflicto armado con el Perú generando la muerte de más de 69,000 personas. Hoy, Espacio 360 rinde homenaje a los policías que, por medio de un arduo trabajo de inteligencia, conllevaron a este suceso que ha marcado un hito en la historia republicana de nuestro país.
La investigación

El Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) detectó actividades sospechosas en una casa de tres pisos ubicada en  la urbanización Los Sauces del distrito de Surquillo. Había poco movimiento, pero dos personas eran asiduas al lugar. Se trataba de los senderistas Maritza Garrido Lecca y Carlos Incháustegui. Hasta ese momento, se desconocía que uno de los más grandes genocidas del Perú se hallaba refugiado ahí.

Las sospechas llegaron, aunque parezca increíble, gracias a un poco de basura. La mañana del 30 de agosto de 1992, Garrido Lecca arrojó dos bolsas de plástico a un camión recolector. Minutos después, dichos desperdicios se convirtieron en material de investigación gracias a la acción del suboficial PNP Carlos Iglesias, quien no dudó en recogerlos.

En esas bolsas se encontró un papel arrugado que tenía escritas las siglas RBP. Los policías determinaron que el significado de esas iniciales era: “Reunión del Buró Político”, una sesión que sólo podría ser dirigida por Abimael Guzmán. Desde ese momento, el inmueble fue bautizado como ‘El Castillo’ y se convirtió en el principal objetivo del grupo de inteligencia.

La intervención

Todo estaba decidido. A las 6 de la tarde del día 12 de septiembre, 18 agentes del GEIN se dirigieron a la zona de Los Sauces para rodear ‘El Castillo’. Los suboficiales Cecilia Garzón y Julio Becerra simularon ser una pareja de jóvenes que se besaban a las afueras de la residencia para no generar sospechas en los terroristas. Ya venían desempeñando esos roles  semanas atrás, pero en esta ocasión la orden era distinta: a la hora de que alguien entre o salga de la casa, ellos tenían que iniciar la intervención… Y así fue como sucedió.

Salieron de ‘El Castillo’ Celso Garrido Lecca (tío de Maritza) y la bailarina Patricia Awapar. En ese momento, Garzón dejó su rol de ‘enamorada’ y realizó un disparo al aire, mientras su compañero (y hoy esposo) Becerra ingresó al inmueble en busca del cabecilla terrorista. Para ello, los miembros del GEIN habían formulado la hipótesis de que no había armas dentro de la residencia. No se equivocaron. Becerra halló a Guzmán en el segundo piso, sentado a lado de su escritorio.

Otros trece miembros del GEIN liderados por Marco Miyashiro completaron el operativo, neutralizando a los senderistas Carlos Incháustegui, ‘Doris’, ‘Meche’ y ‘Miriam’. Mientras Becerra no dejaba de apuntar a Guzmán con su revólver, el oficial Carlos Morán le exigió al terrorista vaciar los bolsillos del saco plomo que vestía. Éste, algo conmocionado por la intervención, sólo decía: “Está bien, tranquilos, ya perdí”.

El mundo conoce la noticia

Quizás muchos peruanos recuerdan qué estaban haciendo en el instante que apareció el rostro del genocida Abimael Guzmán en la televisión. Se trató de un video filmado por los mismos miembros del GEIN que pocas horas después fue filtrado a la prensa para darle a los peruanos y al mundo la gran noticia. Sin embargo, e te material generó discordias con el gobierno, discordias que motivaron la posterior desactivación de dicho grupo antiterrorista.

El exdirector de la Dircote, Antonio Ketín Vidal, ha revelado años después que el mismo presidente Alberto Fujimori ordenó la destitución del coronel Benedicto Jiménez (la cabeza de los operativos del GEIN) por creer que fue él el responsable de filtrar la grabación. Sin embargo tiempo después se descubrió que fue el general Marco Miyashiro quien entregó el material a la embajada de Estados Unidos. Por esta acción, Miyashiro no recibió la recompensa que entregó el gobierno a los captores.

¿Por qué esta actitud del gobierno?

Según diversas investigaciones, tanto el presidente Fujimori como su asesor Vladimiro Montesinos estaban furiosos por no haber sido informados de los detalles de la “Operación Victoria” que permitió la denominada ‘Captura del Siglo’. Según Ketín Vidal, al mandatario le fastidió que las imágenes se transmitan por el mundo entero sin que él haya figurado como uno de los protagonistas del importante logro.

El mismo Vidal ha dicho que al momento de la captura, “Fujimori se encontraba pescando en la selva”, aunque su hijo Kenji Fujimori, actual congresista de la República, ha negado esta versión, alegando su padre recibió la noticia cuando estaba en el Grupo 8, a punto de realizar un viaje oficial a provincia.

Desactivación del GEIN

Muchos miembros del grupo de inteligencia pensaron que la organización se fortalecería tras la captura de Guzmán, pero eso no fue así. Para 1995, el GEIN fue desactivado y muchos de sus integrantes fueron derivados a otras dependencias. Sobre la recompensa que ofreció el gobierno (un millón de dólares), 200 mil fueron directamente a Ketín Vidal y el resto fue repartido entre los demás miembros del GEIN. Según declaraciones del mismo Jiménez, muchos de ellos depositaron su dinero a CLAE y lo perdieron.

Ante todos estos acontecimientos que ha tenido que afrontar la patria, resulta inverosímil que hoy en día haya grupos como Movadef que exaltan la imagen de  Abimael Guzmán Reynoso. Resulta preocupante también que muchos no reconozcan el trabajo de los policías y no valoren lo que ha alcanzado el Perú tras derrotar a un grupo genocida como Sendero Luminoso. Aún hay mucho trabajo por hacer en aras de la pacificación del país, pero es importante conocer y revalorar nuestra historia para que estos lamentables hechos no se repitan en el futuro.  

Tras la captura de Abimael Guzmán, la policía tuvo acceso a nuevos documentos que permitieron conocer la estructura de Sendero Luminoso, así como el número de integrantes y logística. Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua por un tribunal sin rostro, el juicio se anuló y fue sometido a un nuevo proceso judicial en el que también se le dio una sentencia de por vida que ahora cumple en la Base Naval del Callao.

Abimael Guzmán y su organización terrorista Sendero Luminoso, fue quien generó el conflicto armado interno lo que costó la vida de decenas de miles de peruanos, sumiendo a la población civil, rural y urbana.

El conflicto, cada vez era más intenso, y se le iba de las manos al Estado. Gracias a la captura de este líder terrorista Perú pudo empezar a reconstruir la paz.

Durante el Gobierno de Valentín Paniagua, se formó la Comisión de la Verdad y reconciliación (CVR) para tratar de curar las heridas sociales abiertas durante el conflicto. 

Hoy, el trabajo para reconstruir el país y sanar las heridas continúa por lo que es importante tener presente la historia latente y fresca en la memoria de las víctimas y que debe reflejarse siempre en todos los ciudadanos porque un pueblo que olvida su pasado está condenado a repetirlo.