jueves, 29 de diciembre de 2011


Un Chavín de Huantar a la Comandancia General del Ejercito


Alberto Otárola Peñaranda, estuvo reunido con el presidente de la República,Ollanta Humala, en Palacio de Gobierno. Y estaría por revelarse una decisión presidencial que, por un lado, pondría en evidencia su apreciación sobre la operación Chavín de Huántar.

Se confirmó que el nuevo comandante general del Ejército será Leonel Cabrera Pino, uno de los comandos que participó en la operación Chavín de Huántar en 1997.
Cabrera Pino, quien entonces era coronel, lideró el grupo Alfa, el cual operó en el primer piso de la residencia del embajador de Japón tomada por los terroristas del MRTA.
La acción le valió el ascenso al año siguiente al grado de general de brigada.
Pero también le ocasionó problemas judiciales. En mayo del 2002, la jueza Cecilia Pollack, quien despachaba el Tercer Juzgado Anticorrupción, dictó orden de detención preliminar contra él y otros 11 oficiales por las supuestas ejecuciones extrajudiciales de siete terroristas.
En aquel entonces, Cabrera Pino ya había llegado a ocupar el cargo de comandante general de la División de Fuerzas Especiales (DIFE).
Cabrera es un hombre cercano a Ollanta Humala. Comandó la base antisubversiva de Madre Mía mientras el ahora presidente estuvo destacado ahí. Además, se sumó a la campaña de Unión por el Perú (UPP) en el 2006, cuando Humala era candidato presidencial de esta agrupación y Cabrera había pasado a retiro (luego lograría su reincorporación mediante la vía judicial).
Entre hoy y mañana debe aparecer publicada en el diario oficial “El Peruano” la resolución suprema que nombra a Leonel Cabrera comandante general del Ejército. Él reemplazará a Víctor Ripalda, nombrado apenas en agosto, en el más alto cargo de ese instituto armado.
También se publicaría la resolución que designa al vicealmirante José Cueto Aservi comandante general de la Marina en reemplazo de Jorge de la Puente Ribeyro.
Cueto es actualmente el jefe de Estado Mayor de la Marina, segundo cargo en importancia. El actual inspector general Carlos Chanduví Salazar, era uno de los voceados para asumir la comandancia general, pero en el Ministerio de Defensa se habría optado por Cueto. El vicealmirante Chanduví todavía tiene años de techo para alcanzar el máximo cargo en la Marina de Guerra.

CARGAMONTON CONTRA LA VILLARAN



Los ataques contra la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, se repitieron ayer durante la sesión del concejo municipal de Lima. Los regidores del Partido Popular Cristiano (PPC) no solo expresaron sus críticas a las obras de remodelación que ejecutó la comuna capitalina en el balneario de La Herradura, sino que además exigieron la remoción de los funcionarios que llevaron adelante estas obras y a quienes culpan del desarenado que existe en dicha playa.

A esto se sumó el pedido del congresista Martín Belaunde, de Solidaridad Nacional, el partido del exalcalde Luis Castañeda, para que Villarán acuda a la Comisión de Fiscalización del Congreso a explicar estos temas, así como la circulación en la capital de un panfleto que pedía la revocatoria de la alcaldesa de Lima, denigrando, además, a los 13 regidores de Fuerza Social.

El teniente alcalde de Lima y miembro de Fuerza Social, Eduardo Zegarra, lamentó este cargamontón y la ‘mala leche’ que existe contra la burgomaestre y aseguró que el tema de La Herradura solo sirve de pretexto para promover campaña de desprestigio contra Villarán.

“Estoy absolutamente seguro que aquí hay intereses detrás de la revocatoria. Desde hace tiempo, un sector de la prensa, así como grupos económicos y de poder, quieren a toda costa promover un proceso de revocatoria contra la alcaldesa. Esto sería gravísimo para Lima, pues llevaría a la ciudad a una peligrosa inestabilidad, al caos y al desorden”, aseveró.

Zegarra agregó que estos grupos económicos son los que siempre han estado acostumbrados a la mamadera, fuente de los negocios con el municipio limeño “y quienes ahora nos ven como una amenaza de sus negocios porque no entramos en ningún tipo de negociados”. “Hemos cambiado todos los procesos de adquisiciones y de gestión de los proyectos. Nosotros no tercerizamos y pasamos todos los procesos por la Contraloría. Esto ha generado una fuerte reacción de estos grupos, los cuales financian esta campaña de destrucción contra la alcaldesa”, manifestó.

ALBOROTO EN EL CONCEJO
La mala onda contra Villarán se inició ayer muy temprano en la sesión del concejo capitalino cuando el regidor del PPC Alberto Valenzuela pidió a la burgomaestre la destitución de Augusto Ortiz de Zevallos (presidente de la Autoridad del Proyecto Costa Verde), de Miguel Prialé (gerente municipal) y de Rafael López (gerente general de Emape) por la mala labor que se realizaron en la remodelación de La Herradura.

Enfatizó que lo que se ha hecho es una obra sin los estudios técnicos necesarios que han dejado a La Herradura como una playa de estacionamiento, sin posibilidades de que el público disfrute el mar. Precisó que la donación de arena que recibió Emape para la mencionada playa no puede ser un acto simbólico, sino que debió ser un acto legal y, por tanto, debió pasar por el concejo metropolitano para su aprobación. 

Su colega de bancada, el regidor Edgardo del Pomar, afirmó que con esta situación de La Herradura queda en evidencia que no había un plan de gestión ni los equipos necesarios para la ejecución de las obras. Zegarra respetó el pedido de los pepecistas, aunque no lo consideró viable, pues “no existe ningún cuestionamiento serio ni una investigación contra dichos funcionarios”. 

“Dicha moción finalmente fue desestimada. Pero siempre dijimos que el tema del arenamiento era parcial y temporal, y que íbamos a seguir trabajando en el transcurso del próximo año. Por eso, decir que se trata de una obra mal planificada o mal hecha, es absolutamente falso”, remarcó tras señalar que la remodelación de La Herradura no contemplaba el arenamiento de la playa, “sino el malecón, las pistas, el equipamiento y el embellecimiento de la zona”.

Con respecto al panfleto que circuló ayer en diversos puntos de la capital con una serie de agravios contra Villarán y los 13 regidores de Fuerza Social, el teniente alcalde expresó su rechazo político, moral y ético contra esta campaña.

“Se trata de un panfleto difamatorio, lleno de agravios y racismo, es muy denigrante y describe a la gente que está detrás de la revocatoria de la alcaldesa. Gente llena de odios y resentimientos que se enfrentan a opciones progresistas y democráticas que quieren el cambio para la ciudad”, remarcó.

lunes, 26 de diciembre de 2011

LOS TÚNELES DE LOS QUE NO SALIMOS



Hace un par de semanas, entrevisté en La Mula al periodista David Hidalgo, autor del libro Sombras de un rescate: tras las huellas ocultas en la residencia del embajador japonés (Lima, Planeta, 2007), con motivo de los 15 años de la toma de dicha casa, a manos de miembros del denominado Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). Al terminar dicha charla, me quedó como sensación que la sociedad peruana aún no ha terminado de procesar este hecho, que culminó con el exitoso operativo de rescate de rehenes bautizado como “Chavín de Huántar”.
Existen varias cuestiones de aquel prolongado secuestro que, a esta altura, resultan claras. La toma de rehenes es un delito, el MRTA fue una organización subversiva que empleó métodos como el secuestro para propiciar el terror en los ciudadanos peruanos y obtener objetivos políticos y financiamiento económico, existieron muchos descuidos de inteligencia que permitieron un acto de este tipo, la operación militar de rescate fue exitosa y modélica y existió una deliberada disputa entre los miembros principales del fujimorato por apropiarse del mérito de un operativo exitoso.
Pero hay algunos puntos en esta historia que nos han impedido terminar de procesar este acontecimiento. El principal, sin duda, es la presunta existencia de ejecuciones extrajudiciales ocurridas con posterioridad al operativo de rescate. Y que ha vuelto esta semana a la palestra con la demanda interpuesta por la CIDH al Estado Peruano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por este caso.
Aclaremos aquí varias cuestiones.
1. ¿Hay indicios para hablar de ejecuciones extrajudiciales? . Y ellos van más allá del conocido testimonio del ex diplomático japonés Hidetaka Ogura. Las pericias realizadas por el Equipo Peruano de Antropología Forense revelan que, al menos en un caso, uno de los secuestradores fue ultimado con un solo disparo, en forma tal que fue presuntamente ejecutado en condición de rendido. Existen, además, otros testimonios que apuntan en la misma dirección, como los ofrecidos por los policías Marcial Torres Arteaga y Raúl Robles Reynoso, quienes entregaron a un secuestrador vivo al equipo comandado por Jesús Zamudio Aliaga, según registra tanto el expediente judicial del caso como el libro del periodista Umberto Jara.
La tesis central que maneja el Ministerio Público es la existencia de un equipo con una cadena de mando paralela, distinta a la de la operación militar.
2. ¿Quiénes son los implicados en estas ejecuciones extrajudiciales? En concreto, cuatro personas: Vladimiro Montesinos, Nicolás Hermoza Ríos, Roberto Huamán Azcurra y el ya mencionado Zamudio Aliaga(prófugo de la justicia). A ellos podría sumarse, en teoría, Alberto Fujimori, pero vemos difícil que el Estado peruano tramite ante Chile la ampliación de la extradición por este caso, debido a la pertenencia de los presuntos ejecutados a una organización subversiva rechazada casi unánimemente por la sociedad peruana (rechazo al que me sumo, por cierto).
Estas cuatro personas están siendo procesadas ante el Poder Judicial y se viene celebrando por tercera vez el juicio oral en este caso, ya que, en dos veces consecutivas la Sala encargada del caso ha cambiado a 2 de sus 3 magistrados. Por regla procesal, eso hace que se “quiebre” el proceso.
3. Entonces, ¿cuál es el problema que se resolverá en la Corte Interamericana de Derechos Humanos?Cabe mencionar, para comenzar, que la Corte no establecerá juicio alguno sobre la inocencia o culpabilidad de nadie, ni de los comandos, ni de los cuatro procesados en el Poder Judicial peruano. Este organismo procesa a estados y no a individuos.
La Corte determinará, fundamentalmente, si es que existen indicios para presumir la existencia de ejecuciones extrajudiciales y si existieron violaciones al debido proceso en el esclarecimiento de estos hechos en sede nacional, cuestiones por las que puede hacerse responsable al Estado peruano.
4. El tema del fuero militar: Y he aquí lo que concierne a los comandos. Al igual que los medios que se han escandalizado con este proceso en el sistema interamericano, consideramos que los comandos son inocentes y que la operación militar no debe ser cuestionada. Pero, a diferencia de estos medios, sí creemos que existe un problema en la absolución de los comandos hace casi una década. Y ello por una razón bastante simple:las investigaciones fueron cerradas para ellos en el fuero militar.
La jurisprudencia nacional e internacional señala que el fuero militar no es el ámbito en el que se deban resolver casos de derechos humanos. Ello porque es una instancia judicial excepcional, destinada para delitos de función, entre los que no se encuentran las ejecuciones extrajudiciales.
De allí que una abogada y periodista como Rosa María Palacios haya sugerido desde hace varios meses, cuando era previsible que el caso llegue a la Corte – y ante la alta probabilidad de derrota en el proceso, por lo arriba señalado -, que el Ministerio Público inicie de oficio una investigación a los comandos que termine con el sobreseimiento del caso para ellos en forma definitiva.
Este es el aspecto estrictamente legal, que no es difundido por los medios que se convierten en los altoparlantes de un sector conservador y cavernario, que no duda en utilizar a héroes para su agenda particular, olvidando que toda persona, más allá de sus méritos o deméritos particulares, debe someterse a la justicia cuando ésta lo requiera. Comprendo el malestar pues, personalmente, se lo que se siente cuando alguien está convencido de su inocencia y, aún así, debe afrontar un proceso judicial, con todo lo que ello implica. Pero eso no quita que una persona deba acudir a sus citaciones e investigaciones. Nadie está por encima de la ley, ni un ciudadano común, ni un héroe, ni un alto dignatario.
Y no dudo que este hecho va a ser utilizado por este mismo sector para querer insistir con el indulto a Alberto Fujimori. Ya no por la socorrida fórmula de la salud, desbaratada la semana pasada por dos reportajes del periodista Daniel Yovera difundidos en el programa Tribuna Abierta, sino apelando al trillado argumento de sus méritos frente al terrorismo. Tema que legalmente no está contemplado, ni que tampoco debiera ser tomado en cuenta.
Como dijo Juan Carlos Tafur en una columna reciente: “Si nuestra casa se incendia y llamamos a los bomberos para que nos salven, pero en la tarea los mismos roban nuestros enseres y además violan a algún familiar, ¿deberemos acaso perdonarles dichos delitos en mérito a su salvataje? Por supuesto que no. Pues eso hizo Fujimori.” Y añadiría, lo empeoró cuando quiso atribuirse todos los méritos de una victoria que tiene varios factores y, con su conducta, terminó tiñendo todo bajo el manto de la sospecha y, en casos puntuales, ello implicó la comisión de delitos concretos.
Ojalá los comandos puedan quedar fuera, ya no solo del proceso judicial, sino también de las manipulaciones de un sector político que mantiene invicta su capacidad de mentir y utilizar a personas que cumplieron con su deber y que no merecen asociarse al grupo más retorcido de la política nacional, ni a susayayeros mediáticos con el ADN lleno de camisas negras. (José Alejandro Godoy - DESDE EL TERCER PISO)

domingo, 25 de diciembre de 2011

BUENAS Y MALAS NOTICIAS....


Por: Augusto Álvarez Rodrich 

Fujimori no tiene cáncer. Su indulto es injustificable.
 
Hay dos noticias relevantes sobre Alberto Fujimori. La buena es que no tiene un cáncer que implique una enfermedad terminal. La mala es que ello confirma que su partido mantiene invicta su vocación por usar la mentira como estrategia.

El programa Tribuna abierta que dirige Rosa María Palacios presentó esta semana dos reportajes reveladores con investigaciones del periodista Daniel Yovera que han traído abajo la estrategia del fujimorismo para crear las condiciones políticas para conseguir el indulto de su líder.
El primero llevó a dudar del estado de depresión psicológica de Fujimori por el alto número de visitantes que acudió, entre agosto y noviembre de este año, a su centro de reclusión en la Diroes: 290. En su partido han dicho que la mitad es de sus nietas y sus nanas, pero eso no es cierto pues dicho número no pasa de 50.
Pero aún si pudieran existir dudas sobre su real estado psicológico, lo que sí ha sido contundente es el segundo reportaje que reveló el informe médico realizado entre setiembre y noviembre pasados, el cual concluye que, más allá de problemas de la edad, Fujimori no tiene un cáncer invasor que haya penetrado los tejidos.
Fuera de toda implicancia política, es una buena noticia que la salud de Fujimori no observe, en el momento actual, la gravedad que su familia y sus partidarios pregonaban.
La mala –para ellos– es que esto ha desmoronado el tinglado para indultarlo que avanzó con fuerza en el último mes gracias al esfuerzo de varios sectores políticos y de algunos medios de comunicación, lo cual parece que empezó a persuadir al gobierno del presidente Ollanta Humala.
La clave para entender lo que está en marcha –y que ojalá se derrumbe, por falso– es el reclamo de Kenyi Fujmori a Alan García en un contexto en el que ahora este sí se muestra favorable a su liberación: “No indultó a mi padre por cálculo político”. La respuesta interesante a eso fue la del ex premier aprista Javier Velásquez Quesquén, quien dijo que “nunca hubo un pedido de indulto”.
¿Por qué, entonces, ahora, durante el gobierno del presidente Humala, Keiko Fujimori anuncia que después de Navidad presentará la solicitud formal para el indulto? ¿Ya hay algo ‘conversado’ que les haga pensar que, ahora sí, existen las condiciones políticas para el indulto presidencial, como lo denota una declaración reciente del premier Óscar Valdés?
Si el presidente Ollanta Humala indulta a Alberto Fujimori sin un sustento médico inobjetable y de acuerdo a ley, y lo hace solo por una motivación política, cometería un grave error ante sus electores, ante la decencia elemental con la que se debe gobernar un país, y ante la historia. Eso no tiene precio, y menos 37 votos que le puedan vender en el Congreso.

Alberto Fujimori goza de buena salud



El programa Tribuna Abierta, presentó nuevos documentos médicos que acreditan que el ex presidente y condenado por crímenes de lesa humanidad, Alberto Fujimori, goza de buena salud y que por lo tanto no necesita un indulto humanitario.
Según diversos análisis y exámenes realizados a Fujimori en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, entre  septiembre y noviembre último, el ex mandatario presenta dolencias propias de su edad, pero de ninguna manera está en riesgo de contraer un cáncer que le produzca la muerte.
Los documentos presentados por el programa, fueron analizados por el destacado cirujano oncólogo, Julio Morón, y el reconocido médico Elmer Huertas, ex presidente de la Sociedad Americana del Cáncer. Ambos coincidieron que estos informes señalan que el estado de Alberto Fujimori es normal.
“En su cuerpo en general tiene algunos trastornos propios de la edad pero ninguno de ellos es amenazante en su vida, ni tiene relación con esta lesión superficial de la lengua. Los documentos que hemos visto en la última biopsia, señalan que el señor Fujimori no tiene un cáncer invasor, es decir, no tiene un cáncer que haya penetrado los tejidos, es más, ni siquiera hay muestras de cáncer en su biopsia”, señaló Huertas desde Estados Unidos.
Además, Huertas mencionó que aún no se ha probado científicamente que un problema de salud mental, es decir, una depresión, produzca un problema físico, como cáncer, diabetes o alguna otra enfermedad.
VER VÍDEO: AQUI

miércoles, 21 de diciembre de 2011

TIEMPO DE PAZ ?

 
Faltan pocos días para la Navidad. Tiempo de reflexión, paz,confianza y amor entre peruanos. Muchas calles derrochan electricidad con el propósito de “iluminar” nuestro ánimo. Los supermercados endulzan nuestro espíritu con tiernos villancicos y en nuestra querida TV vemos a sus principales conductores enviándonos un mensaje de fraternidad y altruísmo.
 
Ahora me tomo un café, despierto y escucho a nuestra conservadora ministra de la Mujer oponerse a la píldora del día siguiente, porque, asegura, ella es “provida”. Tal vez la señora Jara estaba confesando su militancia en ese ultraconservador grupo de fanáticos religiosos estadounidense llamado, precisamente, “Pro Life”.
 
La fraternidad navideña sigue en nuestro país y, acorde a ello, el carismático primer ministro, Oscar Valdés, tiene el tino y la enorme sensibilidad para anunciarle a los cajamarquinos, quienes aún esperan saber qué consultora independiente internacional realizará el estudio de impacto ambiental, que el proyecto Conga “seguirá adelante”.
 
Para el actual primer ministro, la mayoría de cajamarquinos y peruanos están a favor de Conga y todas las protestas son producto de grupos de extrema izquierda que manipulan al país y la opinión pública. A eso llamo yo verdadera empatía.
 
Los efectos que podría generar el proyecto Conga en Cajamarca, así como la contaminación o la reducción del agua, no son hechos discutibles. Contaminan o no. Así de simple. Existen herramientas y profesionales que pueden determinarlo con total claridad y objetividad. Lo que no se dice es que, en los últimos 20 años, ningún gobierno ha respaldado a los profesionales que, desde sus distintos puestos, podrían haber aclarado varios de los actuales conflictos. Como si los más temerosos con los resultados fuesen el gobierno y las empresas aliadas. Por eso hay que estar atentos para darse cuenta quién realmente patea el tablero o, sutilmente, propicia ese escenario.
 
Y así como la contaminación no es discutible, tampoco lo es la salud. Alguien está o no enfermo y está o no con un cáncer en fase terminal. Eso no es discutible y es, además, fácilmente verificable. No se necesita una consultora internacional para determinarlo. Sin embargo, el fujimorismo, entendido como una derecha pragmática y oscura, ha logrado crear un psicosocial realmente eficiente.
 
Este domingo, el decano de la prensa peruana publica los resultados de una encuesta realizada por la prestigiosa Ipsos- Apoyo en la que preguntan: “Considerando el actual estado de salud de Alberto Fujimori, ¿cree que se le debería dar arresto domiciliario, cree que debería continuar en prisión, o cree que debería ser indultado?”
 
Señores de Apoyo y El Comercio, ¿cuál estado de salud? ¿De qué estado de salud estamos hablando? ¿Cómo elaboramos una pregunta de este tipo en base a especulaciones?
 
Desde hace semanas los más influyentes políticos del país nos vienen tomando el pelo repitiéndonos que nadie merece morir en la cárcel o que si una persona está muy grave debe concedérsele el indulto por razones humanitarias. Por favor, ¿nos creen tontos?
 
Si una persona está en sus últimos días, claro que merece el indulto, quién podría oponerse, eso no es discutible. Sin embargo, la mayoría de canales de TV y medios le ha seguido el juego al gobierno y/o al fujimorismo destacando este tipo de tonterías en sus titulares. Laura Puertas, directora de noticias del canal de tv más influyente del país no quiso, durante la campaña, sumarse a la campaña proKeiko. ¿Se habrá opuesto a esta campaña de proliberación de Fujimori? Lo concreto es que, sin mayor explicación, fue despedida por el sector conservador profujimorista de El Comercio. Feliz Navidad para todos.

martes, 20 de diciembre de 2011

Radiografía de una discriminación no latente



El historiador Nelson Manrique, en su columna ‘En Construcción’ publicada en La República, abordó el tema de la discriminación presentando tres casos que describen a este mal que aqueja a la sociedad peruana.

La discriminación ocurrida en UVK Larcomar contra Ricardo Apaza por vestir un atuendo indígena, el episodio violento entre una vendedora y una cliente y la creación de la página en Facebook llamada Hi5 Amixer Renovado, son los ejemplos que coloca Manrique para explicar este comportamiento que existe en nuestro país.

Ante los actos presentados que comprueban la realidad que vivimos en el Perú, el periodista concluye con el recuerdo de lo dicho por Manuel González Prada quien en uno de sus ensayos indicó que “somos una paleta donde se mezclan todos los colores”.

Aquí ‘Tres estampas y una evocación’ publicada en La República:

Uno: Ricardo Apaza, un joven cusqueño que veía una película en UVK Larcomar fue impedido de retornar a la sala de proyección luego de ir al baño porque a los cuidadores les pareció inverosímil que fuera un cliente, debido a su atuendo indígena. La Municipalidad de Miraflores impuso una sanción de 7 días de suspensión a la empresa.

Dos: viernes 15, 3 pm, cuadra 7 de la avenida Larco. En un pequeño local de venta de equipos de telefonía Claro una clienta increpa a una vendedora porque esta se niega a sacar un teléfono de la vitrina. La señora viste elegantemente y está indignada: “Si crees que me puedes discriminar te has equivocado. Tengo plata y puedo tirártela por la cara”. La chica responde educadamente: el equipo no está en venta, lo tienen solo para exhibición. La señora está cada vez más furiosa. Insiste en que se trata de un acto de discriminación, le dice casi a gritos a la empleada que se mire la cara y a ver si se atreve a discriminarla: “¿Crees que tienes ojos azules? Eres igual que yo”. Sostiene que la chica le ha hecho un guiño a una compañera, lo que demuestra su intención discriminadora, y termina dándole una bofetada, luego amenaza con denunciarla. La vendedora no pierde la calma, le advierte que si va a los tribunales es ella la que va a salir perdiendo: ha golpeado a una menor de edad. Alguien ha llamado al serenazgo y se llevan a la señora por agresión. A estas alturas se ha borrado todo rasgo de indignación de su rostro y se le ve aterrada.

Tres: en la página de Facebook Hi5 Amixer Renovado (http://on.fb.me/ryW4FI) alguien sube la fotografía de una agraciada jovencita –casi una niña– de rasgos mestizos, y puntualiza: “Esto no es amixer, pero su cara sí que me puso a pensar en cómo ver la belleza interior de la gente”. Sarah comenta: “retocado en photoshop… JAJAJAJAJA”. Los administradores de la página le responden “y ni así se ve mejor…”. “Así es su cara & punto!”, tercia Valeria. Los administradores sostienen que la página no es racista y que lo que critican es un estilo estético. Pero la foto que han subido no tiene ninguna leyenda, ni los colores, ni los adornos, ni la tipografía que ellos caracterizan como amixer.

Los comentarios se dirigen directamente al fenotipo de la muchacha, menudeando las burlas y las agresiones. El comentario de Andrea, que sostiene que la foto es buena y añade “apuesto q muchos de ustedes son feosss!!! Pobres envidiosos de m…!!”, provoca la inmediata respuesta de Gian Pierre: “eso es buena es mi caca”, y suscita otras dos intervenciones en las que la agresividad sexual aparece a flor de piel: “Está para reventar la chola” (Adriano), y “quiero ver su c…” (Sorel).

Sorel tiene un llamativo apellido quechua. Los seguidores de Hi5 Amixer que han manifestado su identificación con la página marcando “Like” se acercan a los 100 mil (http://on.fb.me/vMAiKs).

Evocación: en un ensayo titulado Nuestros aristócratas (1908) Manuel González Prada, refiriéndose burlonamente al extensivo mestizaje de la sociedad peruana, escribió hace un siglo: “Todo el que en Lima entre a un salón aristocrático donde se hallen reunidas unas diez o doce personas, puede exclamar sin riesgo de engañarse: ‘Saludo a todas las razas y a todas las castas’. Somos una paleta donde se mezclan todos los colores, un barril donde se juntan los vinos de todos los viñedos, una inmensa cuba donde fermentan los detritus de Sem, Cam y Jafet. Y lo repetimos sin ánimo de ofender, pensando que de esa mescolanza o fusión, donde tal vez predominen las buenas cualidades y se anulen las malas, puede surgir una síntesis humana, algo muy superior a lo antiguo y a lo moderno” (González Prada, Horas de lucha, Peisa 1989, p. 142).

Son por eso divertidas las aprensiones de Aldo Mariátegui, quien en la primera vuelta de las pasadas elecciones presidenciales afirmaba que las simpatías de un sector de los electores del nivel socioeconómico A (el más acomodado) por Ollanta Humala se debían a una degeneración genética provocada por su endogamia.
 

Chavín de Huántar: Una historia por esclarecer



Los eventos ocurridos el 22 de abril de 1997 durante el operativo ‘Chavín de Huántar’ aún se encuentran llenos de incógnitas. Las muertes -tanto de comandos como de emerretistas- muestran muchas piezas que no logran encajar.

Uno de los principales factores que no permite esclarecer  los hechos es la presencia de un equipo que habría funcionado de  modo paralelo a los valientes comandos y  realizó ejecuciones extrajudiciales.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos reconoce la presencia de dicho grupo.
Precisa la CIDH que Montesinos, Hermoza, Huamán y Zamudio son “personas ajenas al operativo militar, pero, tal como quedó probado, (están) involucradas en la operación conjunta de rescate de los rehenes (…)”. Es decir, formaban parte de los hechos, no eran individuos al margen de los mismos. Estaban al mando de los ejecutores.

‘Gallinazos’ es el sobrenombre con el que el ex Ministro de Defensa, Aurelio Loret de Mola, bautizó a este grupo que operó de modo paralelo a los heroicos comandos por orden de los coroneles del Ejército Jesús Zamudio Aliaga y Roberto Huamán Ascurra. Loret de Mola, dejó en claro la importancia de separar a ambos grupos y responsabilizó a los ‘gallinazos’ por los hechos que ‘oscuros’ que se dieron durante el rescate.

Es este grupo al que se refieren las recomendaciones de la Comisión Interamericana de derechos humanos. Recomendaciones donde se concluye que se debe procesar a los individuos mencionados en el fuero civil por supuestas ejecuciones extrajudiciales. El abogado Carlos Rivera explica:

Hay que separar una cosa muy importante, lo que está judicializado en dos casos no es la operación militar ‘Chavín de Huántar’, una operación absolutamente exitosa. Sino el crimen inmediatamente posterior a la operación militar. Existe un proceso contra Nicolas Hermoza, Vladimiro Montesinos, Huáman Ascurra y Jesús Zamudio, quien supuestamente dirigía a ‘Los Gallinazos’, agentes del SIN que entraron a matar.

Con motivo de los 15 años de la toma de la residencia, la pagina LaMula.pe realizó una revisión a los temas más polémicos  que se dieron durante la operación de rescate, aquí el resumen:

1.  La ejecución de ‘Tito’

La muerte de Eduardo Cruz Sánchez, ‘Tito’, segundo en la línea de mando del MRTA, llevó a que se tejan un sin fin de teorías donde se trató de definir si el terrorista murió durante el enfrentamiento o si fue capturado vivo para ser posteriormente ejecutado extrajudicialmente.

En ese jardín, vi a un miembro del MRTA que se llamaba “Tito”. Sus  manos  estaban  amarradas atrás y su cuerpo estaba tendido boca abajo hacia el suelo. El movió su cuerpo,  así que pude reconocer que él estaba vivo. El estaba con camiseta de manga corta y de color verde con pantalón corto de color oscuro.  Cuando “Tito” intentó hablar levantando su cabeza, un policía armado que estaba de custodia, pateó su cabeza y esta empezó a sangrar. Unos minutos después, apareció un militar del túnel e hizo levantar a “Tito” y lo llevó a la residencia pasando el túnel. (Testimonio brindado en agosto del 2001 por Hidetaka Ogura – Fragmento tomado del Informe Final de la CVR).

Tras mucha especulación, la declaración en 2001 del entonces secretario de la Embajada de Japón, Hidetaka Ogura, y los estudios forenses dejaron en claro qué sucedió con ‘Tito’. Siete años después, en 2008, el testimonio de los agentes Raúl Robles y Teodorico Torres corroboraron esta versión en un reportaje realizado por ‘Cuarto Poder’; ellos aseguran haber entregado con vida a Eduardo Cruz Sánchez.

La necropsia mostró que ‘Tito’ murió por una herida de bala en el cráneo. Posteriormente, el “Informe sobre los restos humanos atribuidos al Movimiento Revolucionario Tupac Amaru”, realizado por José Pablo Baraybar, director del Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF), develó qué tipo de arma causó esta lesión.

(Munición con ingreso por la parte posterior del cráneo) Con trayectoria de atrás hacia adelante, de izquierda a derecha, de abajo hacia arriba. La amplitud y extensión de la fracturas sugiere que la herida debió ser causado por un proyectil de alta velocidad (Fragmento tomado del Informe sobre los restos humanos atribuidos al Movimiento Revolucionario Tupac Amaru realizado por José Pablo Baraybar en Julio del año 2001).

Los comandos de la operación ‘Chavín de  Huántar’ ingresaron a la residencia armados con subametralladoras Hecler Koch MP5, armas de baja velocidad. En el recinto, quienes contaron con armas de alta velocidad fueron los emerretistas y los ‘gallinazos’; todos estos contaban con fusiles AKM, el arma que -se puede inferir- causó la lesión que mató a ‘Tito’.

Por otro lado, el tipo de disparo que presentó ‘Tito’ en la parte posterior del cráneo parece formar parte de un patrón, pues otros ocho cadáveres presentaron lesiones similares, como lo demuestra el informe referido.

2. Cynthia, la NN10

La muerte de Herma Luz Meléndez, una de las terroristas que participó en la toma de la residencia, tampoco concuerda con la versión oficial, según la cual todos los subversivos murieron en combate. Aquí también ha sido determinante el testimonio de Hidetaka Ogura:

Al voltearme allí vi que dos miembros del MRTA estaban rodeados por los militares, una mujer llamada “Cynthia” y un hombre a quien no puedo reconocer porque tenía estatura  baja y estaba rodeado por los militares de estatura alta. Antes de bajar la escalera portátil he escuchado que “Cynthia” estaba gritando algo así como “no lo maten” o “no me maten”. Cuando bajamos al suelo, esperamos unos minutos junto con los señores antes mencionados  al costado del edificio de la residencia para salir a la casa vecina.  Allí  he  escuchado algunas detonaciones y disparos. Fuimos conducidos por un militar pasando por un túnel corto y pasamos al jardín de la casa vecina. (Testimonio brindado en agosto del 2001 por Hidetaka Ogura – Fragmento tomado del Informe Final de la CVR)

Por otro lado, los exámenes  de absorción atómica realizados por la Policía Nacional del Perú demuestran que Cynthia dio negativo para residuos de bario, plomo y antimonio. José Pablo Baraybar explicó que esto indica que la terrorista en ningún momento disparó su arma.

3. Víctimas en medio de la confusión: Valer, Jiménez  y Giusti

El teniente coronel EP Juan Valer y el teniente EP Raúl Jiménez representan el valiente trabajo que realizaron los comandos, y se les recuerda como héroes caídos durante el enfrentamiento. Además de ellos, el magistrado Carlos Giusti fue el único rehén que falleció durante el operativo.  Se ha ahondado muy poco en la muerte de estas heroicas víctimas.

Las necropsias muestran que las tres personas mencionadas sufrieron una muerte por “proyectil de arma de fuego de pequeño calibre disparado a una distancia mayor a 50cm” ( fragmento tomado de los protocolos de necropsia de Valer, GiustiJiménez).

Luego de revisar estos reportes, José Pablo Baraybar quedó intrigado por el tipo de arma que causó la muerte de estas víctimas:

Desconozco cómo murieron estas personas, pero había solo dos tipos de municiones. Los emerretistas con fusiles AKM y los comandos con 9mm por las subametralladoras Hecler Koch MP5.

Es decir, según las primeras investigaciones, cabe la posibilidad de que estos hayan fallecido por ‘fuego amigo’ en medio de un tiroteo fugaz  y confuso durante la operación.


La revelación de estos datos no intenta, en modo alguno, responsabilizar o culpar a los comandos de ‘Chavín de Huántar’ por estas muertes. Sino mostrar una serie de inconsistencias y eventos que no logran ser esclarecidos.

Es solo un intento por revelar aquello que, intencionadamente, se mantuvo bajo secreto con la intención de encubrir a los ‘gallinazos’ y a los propios Zamudio y Huamán Ascurra.

En el libro “Sombras de un Rescate”, el periodista David Hidalgo recalca la importancia de separar a los valientes comandos ‘Chavín de Huántar’, que arriesgaron su vida y llevaron a cabo una admirable operación de rescate, de los ‘gallinazos’, que ensombrecieron el sacrificado trabajo de los militares.

Se habían perdido pruebas importantes. Pistas que hubieran liberado de sospechas innecesarias a los comandos que solo cumplieron su deber. Un rastro que hubiera podido conducir hacia los encapuchados que ingresaron a la residencia japonesa bajo las órdenes de los comandantes Zamudio y Huamán, los verdaderos mariscales de campo de Fujimori y Montesinos en el rescate. Esos que un ministro bautizó en años posteriores como “gallinazos”, para diferenciarlos del resto de soldados por el aspecto sospechoso de sus pasamontañas. El sobrenombre es de una precisión notable: ninguna imagen pinta mejor que esas aves negras el nudo de terroristas y verdugos de esta historia.

NOTAS RELACIONADAS:

1. Estado reconoció ejecuciones; comandos Chavín de Huántar las niegan – http://lamula.pe/2011/11/17/estado-reconocio-ejecuciones-comandos-chavin-de-huantar-las-niegan/estebanmarchand

2. David Hidalgo: “Hubo ocultamiento de evidencias tras la operación Chavín de Huántar” – http://lamula.pe/2011/11/04/david-hidalgo-hubo-ocultamiento-de-evidencias-tras-la-operacion-chavin-de-huantar/lamula

Jimena Rojas y Paola Ugaz
LAMULA.COM
Final del formulario

Cuentos de Navidad.

Por: Patricia del Rio
La manipulación es un mecanismo perverso que se utiliza para convencernos de algo. Nunca se manipula con pruebas o datos reales, sino con estrategias que tuercen nuestra voluntad. Entre las tácticas más comunes están: apelar a nuestros sentimientos, inculcarnos sentimiento de culpa, crear un problema y después ofrecernos su solución, convencernos de que la decisión a tomar es difícil pero inevitable, y muchas más. Pocas cosas dan tanta cólera como descubrirse manipulado, pero cuando esto ocurre suele ser demasiado tarde. 

El caso de la salud del ex presidente Fujimori es un clarísimo ejemplo que bien podría estudiarse en cursos de psicología de masas o de estrategias políticas (para no repetirlo, digo).

En primer lugar, la salud de una persona no depende del ánimo de la opinión pública ni de cuánta pena o rabia nos dé el enfermo en cuestión. Es un hecho comprobable, para el que se necesita convocar médicos independientes que presenten un informe creíble. Y hasta ahora nada de eso hemos visto. Están los familiares, las evaluaciones del Dr. Aguinaga, su médico de cabecera, y las elucubraciones de sus seguidores, todas personas que tienen legítimo derecho de estar preocupadas por cómo ha evolucionado la enfermedad de Fujimori pero cuya opinión dista mucho de ser confiable. Sobre todo si esta ha variado de manera tan drástica que se vuelve inverosímil.

Hasta hace menos de un año, por ejemplo, el Dr. Aguinaga ni siquiera era capaz de reconocer públicamente que el ex presidente Fujimori tenía cáncer. Hablaba de tumoraciones y lesiones, y era muy tajante al respecto. Hace pocos meses, en junio para ser exactos, el propio Fujimori reconocía ante cámaras que no tenía cáncer terminal. Por eso, Keiko podía argumentar, como lo hizo, durante toda la campaña, que de ser elegida presidenta no indultaría a su padre, que iba a seguir apelando legalmente su inocencia, que no echaría mano de la gracia presidencial que le permitía sacarlo de la cárcel. Hasta lo juró. Todos asumimos entonces que el ex presidente era una persona con la salud quebrantada, pero nadie hablaba de peligro de muerte.

Una vez que salió elegido Ollanta Humala el discurso cambió totalmente: Fujimori se convirtió en un paciente en fase terminal que debe ir a morir a su casa. Nos revelaron su depresión, nos recalcaron cuánto peso ha perdido, nos contaron que no quiere vivir, ni comer. La familia, ante un cuadro tan pavoroso que descubrió de golpe, a pesar de tratarse de uno de los enfermos de cáncer más monitoreados del Perú,  argumentó que ya no le importaba apelar al indulto, que lo obliga a reconocer su culpabilidad, con tal de verlo libre.

¿Se está muriendo o no Fujimori? No lo sé, y usted tampoco, y para el caso qué importa. Ese es el punto que debió estar clarísimo antes de que nos preguntaran si queremos o no que lo excarcelen. Hoy, en cambio, ya todo está mezclado, manoseado, manipulado y el ciudadano no puede más que sentirse un desalmado si no apoya su liberación. Sobre todo en Navidad, en que se supone debemos ser buenos y aprender a perdonar. La mesa está servida.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Piden peritaje internacional en indulto de FUJIMORI


En medio de la discusión por un eventual indulto humanitario para Alberto Fujimori, el exfiscal Avelino Guillén sugirió que la salud del expresidente sea evaluada por una junta médica internacional, independiente y ajena a cualquier presión política.

La semana pasada, el abogado del exgobernante, César Nakasaki, anunció el inicio del proceso para tramitar de manera formal el indulto humanitario, para lo cual ya se empezó a recolectar la documentación y opiniones calificadas que sustenten el pedido al presidente Ollanta Humala.

“Tiene que existir una junta médica de diversos especialistas que evalúen realmente el estado de salud de Fujimori. La defensa puede presentar informes, escritos, una serie de documentos y opiniones de algunos médicos de forma aislada. Sin embargo, tiene que haber un examen independiente”, opinó Guillén en Ideeleradio. Si esta opción no es viable, mencionó un peritaje internacional para “dar una opinión más categórica a este tipo de casos”.

El exmagistrado advirtió que podría existir una presión política contra los médicos encargados de emitir una opinión sobre la salud de Alberto Fujimori. “Lo que yo conocí en junio de este año a raíz de unos informes médicos es que existió una fuerte presión mediática. Felizmente los médicos resistieron y se pronunciaron en el sentido de que él no padecía de una enfermedad grave”, dijo.