viernes, 13 de septiembre de 2013

PERÚ CON GOBERNABILIDAD

Escribe: Alejandro Juarez Velarde  
El Perú que vivimos hoy, es aquel que nos quieren vender con el clásico final “y vivieron felices para siempre”. Pero la realidad es otra, si bien el crecimiento económico está en auge y la historia así lo registra, ésta es insuficiente para crear un clima o ambiente de gobernabilidad estable y sostenible, sin embargo nuestro crecimiento económico siempre estará supeditado a las condiciones favorables, de crisis y/o recesiones de los grande bloques económicos.
Un crecimiento económico centralizado, de percepciones en las costas y no replicadas en la sierra y amazonia, han creado corrientes de conflictos sociales e inseguridad ciudadana, ello sumado a la corrupción que campea a todo nivel disfrazado de lobbys; siendo el pan del cada día, la institucionalidad y las honorabilidades quebrantadas por los suelos.
Los partidos políticos tradicionales y nuevos que han llegado a tener la oportunidad de toma de decisiones gracias a los votos en las urnas, han defraudado a los hombres y mujeres que confían y creen en cambios, pero también son estos mismos ciudadanos que han contribuido con su alejamiento e indiferencia de la política para que otorongos, lagartijas, robacables, etc…, lleguen al poder entre gallos y medias lunas y porque no, gallinazos creando sus seudo feudos y repartijas de poder.
Pon lo tanto, un país sin gobernabilidad es como un barco sin rumbo o destino donde anclar. La Gobernabilidad permite un ambiente favorable de crecimiento con mejores condiciones de vida para cada ciudadano de los rincones de nuestro Perú.
El Perú será un país con gobernabilidad plena cuando garanticemos a nuestros hombres y mujeres sus derechos civiles, sociales y políticos, con una auténtica pluralidad política, respeto a las minorías e igualdad de oportunidades.