lunes, 16 de septiembre de 2013

La homofobia sale del closet

Inicia debate por proyecto de ley que establece la unión civil no matrimonial para personas del mismo sexo

El 12 de septiembre fue presentado el proyecto de ley 2347/2013-CR “Ley que establece la unión civil no matrimonial para personas del mismo sexo” por iniciativa del congresista Carlos Bruce y con el respaldo de Luciana León, Renzo Regiardo, Mauricio Mulder, Velásquez Quesquén y Elías Rodriguez; integrantes de la bancada Concertación Parlamentaria.
Según las declaraciones del autor del proyecto “no se trata de la institución del matrimonio” A través de la figura de la unión civil no matrimonial se estaría proponiendo se reconozcan algunos derechos que asisten a las parejas heterosexuales a las parejas del mismo sexo.  
Entre los derechos que plantea reconocer esta figura se encuentran: formar sociedad de gananciales, derecho de alimentos,seguridad social, pensiones, derecho de habitación, adquisición de nacionalidad, visitas en caso de que el(la) compañero(a) civil padezca de alguna enfermedad, visitas íntimas en caso de que uno(a) se encuentre recluido(a), entre otros.
Este proyecto ha suscitado diferentes reacciones, entre ellas y las que llamaron la atención por su contenido homofóbico, las del Cardenal Juan Luis Cipriani, el congresista fujimorista Carlos Tubino y el líder de Tierra y Libertad, Marco Arana. 
Cipriani, fiel a su estilo fundamentalista, refirió que el proyecto es “caricatura del matrimonio para luego destrozarlo”.  El fujimorista, Carlos Tubino, llamó a combatir la homosexualidad y explicitó su "odio gay". Marco Arana, a pesar que su partido político y la confluencia de partidos de izquierda de la que es parte afirman la necesidad de garantizar la igualdad de derechos a lesbianas, gays, trans y bisexuales,  dejó entre ver su homofobia aduciendo que si se tratara de la discusión del matrimonio igualitario debería debatirse.
Las declaraciones de estos tres personajes no son más que el reflejo de la homofobia social y política instalada en nuestra sociedad. Queda claro que el camino hacia la vigencia de los derechos para todas y todos en condiciones de igualdad es un pendiente. 
El proyecto en mención no plantea la igualdad de derechos para parejas homosexuales,  plantea un régimen diferenciado de derechos, lejos de la igualdad que la Constitución Política establece; sin embargo, está siendo útil para sacar del "closet" a todas las personas que tratan de encubrir su homofobia en discursos  contrarios a los derechos humanos.