jueves, 19 de septiembre de 2013

Exijo que la aprueben (UNIÓN CIVIL)

Por: Bibiana Melzi 
Tengo ganas de ir al Congreso a explicarles por qué tienen que aprobar la propuesta de Carlos Bruce de la unión civil (UC). Yo preferiría matrimonio civil, pero este sería un primer gran paso.
Quiero explicarles por qué oponerse a la UC de parejas del mismo sexo es una postura antinatural para los elegidos a proteger y construir la base de la democracia y cuya función primordial es legislar por el bienestar de sus ciudadanos.
Tengo 44 años, nací en Lima y viví rodeada del amor de mis padres y hermanas. Como mujer adulta, he tenido la suerte de amar y ser amada, mucho, muchísimo. No tengo rabia, rencor, ni odios gratuitos hacia ningún género ni persona. Soy profesional y creo haber tenido una carrera bastante exitosa. Soy una persona común y silvestre, empática, respetuosa, responsable, generosa.
Soy lesbiana desde que tengo memoria, tal vez desde la panza de mi madre. Estoy convencida de que la orientación sexual tiene un origen más biológico que social.
Escuchar y leer todo lo publicado sobre este proyecto de ley me lastima, me ofende. Duele escuchar a gente –con poder– cargada de tanto prejuicio, cegada por la ignorancia y llena de odio. Y me asusta más cuando sus argumentos tienen como único sustento lo religioso, lo moral, y hablan golpeándose el pecho citando la Biblia, eligiendo los párrafos que les convienen.

El debate sobre la UC es sobre derechos: civiles, políticos, sociales, económicos, migratorios y hasta penales, que toda persona homosexual y lesbiana, bisexual y trans merece, porque somos ciudadanos de este país. Cumplimos todas nuestras obligaciones como miembros de esta sociedad. Ha llegado la hora de ser incluidos y ser tratados con igualdad.
Somos un Estado laico. En esta discusión no tienen cabida la fe, la religión y mucho menos la moral.

¿Qué es inmoral o antinatural? Inmoral es la tasa de feminicidios o no reconocer que demasiada gente está fracasando en la crianza de esos hijos que, al crecer, son hombres sin autocontrol y mujeres que conviven con la violencia hasta el día que son asesinadas. Antinatural es que la Iglesia haya protegido durante tantos años a curas pedófilos.
El matrimonio de parejas del mismo sexo o las UC no ponen en riesgo a la familia, la sociedad y, mucho menos, al matrimonio tradicional.

Nunca me cansaré de repetir. Este es un tema de amor, respeto, leyes y seguridad para un importante sector de la población. Tengan un debate alturado, con argumentos sólidos, no morales ni religiosos, con información veraz y científica y, sobre todo, usando la razón.
No les pido, no necesito que aprueben esta ley. Como ciudadana, exijo que lo hagan.