martes, 16 de julio de 2013

Fallo reabre herida racial en los EE.UU.

Indignación. Congregados la noche del domingo en Times Square, Nueva York, protestan por la absolución del rondero George Zimmerman.
La absolución de un vigilante blanco acusado de matar a un joven negro en Florida (sureste) reabrió el estigma racial en Estados Unidos, donde el presidente Barack Obama llamó a la calma, cuando miles de personas se manifiestan contra el fallo.
Nuevas protestas en 100 ciudades de Estados Unidos están previstas para el próximo sábado.
"Habrá manifestaciones el sábado en 100 ciudades frente a oficinas federales, para presionar al Gobierno y que proteja nuestros derechos civiles", anunció Al Sharpton, líder de la lucha por estos derechos.
Millares ya salieron a las calles durante el fin de semana en Nueva York, Los Ángeles, Chicago y Atlanta, entre otras ciudades, para protestar contra el controversial veredicto alcanzado por un jurado compuesto de seis mujeres (cinco blancas y una hispana), que declaró al guardia barrial George Zimmerman, de 29 años, no culpable de la muerte del adolescente Trayvon Martin, de 17.
Al menos seis personas fueron arrestadas en Los Ángeles en la madrugada de ayer, cuando fuerzas policiales irrumpieron en una "concentración ilegal" que tenía lugar en Hollywood. Otras 15 personas fueron detenidas en Nueva York, la mayoría por "conducta desordenada", según la policía, siendo liberadas más tarde.
El juicio que concluyó el sábado en Sanford, centro de Florida, dividió a la nación, entre quienes creen que Zimmerman, un estadounidense de madre peruana, actuó en legítima defensa y quienes piensan que lo hizo motivado por prejuicios raciales contra Martin.
Zimmerman fue acusado de perseguir y disparar a Martin, quien iba desarmado, durante un altercado que tuvieron en una urbanización privada la noche lluviosa del 26 de febrero de 2012.
"Es una vergüenza que en 2013 tengamos un veredicto que legitima el asesinato de un negro porque se acepta el uso de las armas de un civil contra otro", dijo Amanda Hooper, una joven estudiante de Nueva York que estaba de visita en Sanford y se acercó a las manifestaciones frente a la Corte que decidió el caso.
Obama tuvo que llamar a la calma el domingo tras el estallido de las protestas. "Sé que este caso ha suscitado intensas pasiones. El día después del veredicto, sé que estas pasiones podrían intensificarse. Pero somos un estado de derecho y un jurado ha hablado", dijo Obama en un comunicado.
El veredicto del sábado fue aplaudido, en cambio, por defensores de las armas, por todos aquellos que apoyan la ley conocida como "Defiende tu posición", que permite el uso de las armas a quienes sientan amenaza de muerte.
En Florida, el domingo los sermones en las iglesias incluyeron mensajes de paz por el fallo y llamaron a seguir la lucha por la justicia en las instancias correspondientes. Los padres de Trayvon, ausentes durante el veredicto, llamaron a protestas pacíficas citando a Martin Luther King y la Biblia.
Las jurados que absolvieron a Zimmerman del cargo de asesinato en segundo grado -penado con cadena perpetua- y homicidio involuntario -una pena máxima de 30 años de cárcel- no explicaron las razones de su veredicto porque eso implicaba dar la cara e identificarse públicamente, por lo cual la Corte respetó la decisión de las mujeres de mantener el anonimato.