jueves, 25 de julio de 2013

Eventual relevo en la Comandancia General agita a los generales de división del Ejército

Los ocho generales de división del Ejército en una reciente reunión del alto comando, encabezados por el comandante general, Ricardo Moncada.
Los ocho generales de división del Ejército en una reciente reunión del alto comando, encabezados por el comandante general, Ricardo Moncada.
Se produzca o no el cambio en estos días, tarde o temprano el jefe del Estado deberá decir si mantiene la línea de sucesión y designa al general de división Leonel Cabrera Pino, o escoge a su ex instructor en la Escuela Militar de Chorrillos, el general de división Ronald Hurtado Jiménez, el sexto en el escalafón del instituto castrense.
Ángel Páez
La eventualidad de un próximo relevo en el alto mando del Ejército impacta como una onda expansiva a la totalidad de oficiales y subalternos del instituto castrense.
Aunque en el Ministerio de Defensa y en la Comandancia General del Ejército afirman que no está previsto algún cambio, en el cuartel general, más conocido como "El Pentagonito", asumen que habrá sucesión en la máxima jefatura del Ejército, probablemente a partir del primero de agosto.
Quienes lo dicen se basan en el dato fáctico de que los jefes militares durante el gobierno de Ollanta Humala duran poco. Ni siquiera llegan a los 24 meses de mandato, como ocurrió en época reciente.
El comandante general Otto Guibovich Arteaga cumplió 24 meses en el cargo el cinco de diciembre del 2010. Lo sucedió el general de división Paul Da Silva Gamarra, pero luego de una gestión de ocho meses, Humala lo reemplazó por el general de división Víctor Ripalda Ganoza, el 10 de agosto del 2011.
Ripalda, del arma de Infantería, pertenece a la promoción 1977 Coronel Mariano Aragonez, la misma que integra el influyente asesor presidencial Adrián Villafuerte Macha. Por eso, se le auguraba a Ripalda que completaría los 24 meses en el cargo. Pero no fue así.
La frustrante "Operación Libertad", que culminó con la muerte de ocho militares y policías, y ni un solo senderista detenido o muerto, derribó al general Víctor Ripalda.
En el Ejército se daba por descontado que el presidente Humala reemplazaría a Ripalda por el general de división Leonel Cabrera Pino, su ex jefe inmediato superior en el Frente Huallaga, en 1992, cuando comandó la Base Contrasubversiva de Madre Mía.
Pero el 18 de mayo del 2012, el jefe del Estado designó al general de división Ricardo Moncada Novoa, del arma de Caballería, lo que revelaba el peso del consejero presidencial Adrián Villafuerte: el general Moncada también es de la promoción 1977 Coronel Mariano Aragonez.
Ahora es distinto.
CUBILETEO CASTRENSE
De acuerdo con versiones recogidas por La República en el ámbito castrense, si es relevado de la Comandancia General del Ejército, el general de división Ricardo Moncada Novoa –quien ha cumplido 14 meses en el cargo, mucho más que sus antecesores Da Silva y Ripalda–, es difícil que su lugar lo ocupe otro integrante de la promoción 1977 Coronel Mariano Aragonez.
El único que queda es el general de división Leonel Cabrera Pino, actual comandante general de la Región Militar Sur (RMS).

Cabrera es de la misma promoción que el consejero presidencial Adrián "El Ácido" Villafuerte, pero no necesariamente son cercanos, según las fuentes.
Lo determimante en el caso de Cabrera es su ubicación en la línea de sucesión: es el que le sigue al general de división Ricardo Moncada. Además, su foja es muy llamativa: es el número uno de su promoción, ascendió en todos los grados hasta coronel como el número uno y alcanzó el grado de general de brigada por acción de armas: tuvo un papel destacado en la Operación Chavín de Huántar. Le correspondería asumir la Comandancia General.
Otras fuentes afirman que causaría malestar que un tercer general de división de la misma promoción ocupe la Comandancia General, porque es algo que nunca ha sucedido. Empero, no hay ninguna norma escrita que lo impida o prohíba.
En todo caso, si no es la Comandancia General, según las fuentes militares, el mandatario Humala asignaría a Leonel Cabrera a la jefatura del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, dada su larga experiencia en lucha contrasubversiva.
Pero, si no fuera Leonel Cabrera, ¿quién ocuparía la Comandancia General?
En "El Pentagonito" circula con insistencia que se perfila el Inspector General del Ejército,  el número tres de la institución armada, el general de división Ronald Hurtado Jiménez, de la promoción 1980 Héroes de la Guerra del Pacífico.
Las fuentes consultadas explicaron que las posibilidades de Hurtado, en un eventual cambio en la Comandancia General, es su cercanía con el presidente Humala. El general Ronald Hurtado fue instructor de Ollanta Humala en la Escuela Militar de Chorrillos. Además, ambos son del arma de Artillería, lo que representa mucho en la esfera castrense.
El 12 de enero del 2012, Humala delegó un cargo de importancia al general Hurtado. Lo nombró comandante general de la Región Militar del Vraem (RMV).
No duró mucho.

El 22 de mayo del 2012, el general de brigada César Díaz Peche, otro de los héroes de la "Operación Chavín de Huántar", fue nombrado en reemplazo del general Ronald Hurtado.
Salió de la RMV junto con el comandante general del Ejército, Víctor Ripalda, como consecuencia del desastre de la "Operación Libertad". Aunque otras fuentes manifiestan que el general Hurtado solicitó su relevo para internarse en el Hospital Militar Central por "estrés de guerra".
Lo cierto es que, luego de su breve paso por el teatro de la guerra contra Sendero Luminoso –nada más que cuatro meses, en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem)–, se trasladó al despacho de comandante de Personal del Ejército (Copere), un puesto administrativo, hasta diciembre del año 2012.
A partir del 2013, el general Ronald Hurtado saltó a la posición de Inspector General del Ejército, por mandato del presidente Humala. Le encargó la misión de investigar y denunciar los actos de corrupción dentro del instituto castrense.
Se produzca o no el relevo en estos días, tarde o temprano el jefe del Estado deberá escoger entre un general de división, a quien le corresponde asumir la Comandancia General por línea de sucesión, y otro que fue su instructor en Chorrillos.
QUIÉN ES QUIÉN EN LA LÍNEA DE SUCESIÓN DEL EJÉRCITO DEL PERÚ
Después del comandante general del Ejército, Ricardo Moncada Novoa, le siguen los generales de división Leonel Cabrera Pino (comandante general de la Región Militar Sur) y Walter Martos Ruiz (jefe de Estado Mayor del Comando Conjunto).
Continúan los generales de división Raymundo Flores Cárdenas (jefe de la Región Militar Centro), Felipe Aguilar Vizcarra (jefe de Estado Mayor) y Ronald Hurtado Jiménez (Inspector General del Ejército). Esto significa que la designación de Hurtado significaría pasar por alto a cuatro generales de división más antiguos.
Siguen a Hurtado, los generales de división Hernán Flores Ayala (jefe del Copere) y Luis Arroyo Sánchez (jeje Región Oriente).