miércoles, 31 de julio de 2013

Aún no se firma adenda para recuperar el gas del Lote 88

Lote 88 de Camisea
Hace más de un año el presidente Ollanta Humala dijo que reservas de este lote ya se habían recuperado para el consumo interno, sin embargo, hasta ahora no se suscribe el documento que modificaría el contrato con el Consorcio.
Christian Ninahuanca
Cuando el 3 de abril del 2012 el presidente Ollanta Humala anunció en el distrito San Sebastián, de la provincia cusqueña de La Convención, la recuperación de las reservas delLote 88 de Camisea para el consumo interno, se esperaba que en el corto plazo se suscriba la adenda correspondiente para modificar el contrato entre el Estado y el Consorcio Camisea.
Pero ello no se concreta hasta el momento, siendo este un requisito indispensable para zanjar el asunto, ya que un contrato ley no puede ser modificado por decreto supremo como lo afirmado públicamente por Humala en ese entonces.
El ex presidente de Perupetro Aurelio Ochoa señaló que si bien está encaminado este compromiso de destinar los 2,5 trillones de pies cúbicos (TFC) de gas del Lote 88 para el consumo interno, falta la formalidad, que es la suscripción de la adenda.
"Cuando estuve al frente de Perupetro logramos que las firmas del acta de compromiso de las empresas del Consorcio Camisea sean certificadas, con lo cual tenemos la seguridad jurídica de que eso no se puede revertir, ya que no hay escapatoria para evadir este tema", dijo.
Y ciertamente las seis empresas que conforman el Consorcio Camisea (Pluspetrol, Repsol-YPF, Sonatrach, Hunt Oil, Techpetrol y SK) enviaron unas cartas de intención al Ministerio de Energía y Minas en las que afirmaban que no van a utilizar el gas del Lote 88 como respaldo para la exportación.
Ochoa indicó que el Ministerio de Energía y Minas debería aclarar cuándo se a va concretar la firma de esa adenda contractual y publicar otro decreto supremo aprobando su suscripción.
En tanto, el investigador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Jorge Manco Zaconetti, manifestó que no observa voluntad del Gobierno para recuperar las reservas del Lote 88 y destinarlo al uso exclusivo del mercado interno.
Cuestionó que el presidente Ollanta Humala no haya dicho nada sobre este tema y recordó el "exabrupto de entusiasmo" que tuvo el mandatario cuando anunció que se había concluido las negociaciones para la devolución de los 2,4 TFCs del Lote 88, que fueron otorgados por el Estado como garantía para la exportación.
"A pesar de que existe un decreto supremo relacionado con la recuperación del gas del lote 88, eso realmente no está totalmente concluido, porque debe efectivizarse con la firma de una adenda contractual", afirmó.
Consideró que con las reservas de gas del Lote 88 se deberían asegurar en el largo plazo la autonomía energética y la masificación del gas natural hacia el sur peruano.
"Parece que las empresas imponen la política energética en el país", afirmó.
Agregó que actualmente  de los 1.000 millones de pies cúbicos diarios (mpcd) de gas natural que produce Camisea, 600 se destinan a la exportación y 400 al mercado interno.
¿Y SOBRE EL GAS REEXPORTADO?
El experto en temas energéticos Aurelio Ochoa demandó que el gobierno informe cómo va el proceso de arbitraje entre el Estado peruano y el Consorcio Camisea por el Lote 56, que se lleva adelante en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).
Como se recuerda, en setiembre del 2011 Perupetro advirtió que el Gas Natural Licuado (GNL) que se exporta desde Pampa Melchorita con las reservas del Lote 56 no estaría llegando a su verdadero destino, por lo que al incumplirse el contrato de licencia, lo cual es causal de rescisión, podría revertirse al Estado.
"No se conoce cómo va esta controversia, pero sería bueno que el gobierno explique en qué etapa se encuentra, saber aunque sea algún resultado preliminar", agregó Ochoa.
LA CLAVE
Para que el Gasoducto Sur Peruano sea viable se debe contar con las reservas probadas suficientes (aproximadamente 5 TCFs), con lo cual sería considerado rentable, teniendo una demanda de los proyectos del Nodo Energético y el Polo Petroquímico.