lunes, 16 de julio de 2012

Pareja presidencial prepara nuevo gabinete ministerial


Pareja presidencial prepara nuevo gabinete ministerial

Pasadas las dos de la tarde, la pareja presidencial se animó a preparar unos platillos con paiche en Pucallpa. Una chef los guiaba y la verdad es que la primera dama, Nadine Heredia, metía más mano en la preparación que el presidente Ollanta Humala, quien lucía ansioso por comer. Se les veía tranquilos, pese a que el domingo amaneció con la confirmación de que la popularidad presidencial seguía bajando y con fuertes rumores de que la crisis en el gobierno apuraría el anuncio de un nuevo gabinete ministerial antes del 28 de julio.

La imagen que dejó ayer la pareja presidencial en la capital de Ucayali fue una suerte de símil de lo que ha venido pasando en los últimos días en Palacio de Gobierno, donde ya se empezó a ‘cocinar’ el nuevo gabinete ministerial, con una importante participación de Nadine Heredia.

Según fuentes cercanas a la Casa de Pizarro, precisamente una de las razones de la salida de Oscar Valdés del premierato sería los roces que ha tenido con la esposa del mandatario, quien habría decidido, por encima de él, algunos nombramientos de funcionarios en la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). No obstante, otras fuentes afirman que aún existe una remota posibilidad de que Valdés permanezca en el cargo hasta fin de año.

¿UNA CARTA CONOCIDA?

Aunque algunos legisladores insisten en señalar que el sucesor de Oscar Valdés debería estar fuera del actual equipo ministerial, se siguen escuchando con mucha fuerza los nombres de algunos de ellos como posibles reemplazantes. Aunque no se descarta un cambio de último minuto, todo hace indicar que el nuevo premier sería un rostro ya conocido, además de ser amiguísimo del aún premier.

Entre el grupo de ministros que cuentan con la primera opción estarían –en este orden de prioridad– el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla; el ministro de Justicia, Juan Jiménez Mayor; y el ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal. La segunda opción, si estos no aceptan, la tendría el actual titular de Vivienda, René Cornejo.

Cabe señalar que estas alternativas serían propuestas o sugerencias del mismo Valdés, quien considera que cualquiera de los mencionados podría desempeñarse con probidad al frente de la PCM, lo que garantizaría una adecuada continuidad de las políticas iniciadas en su gestión.

SE VAN CON VALDÉS

Como es de esperarse, la salida de Valdés del gabinete estaría acompañada por una recomposición en el actual equipo ministerial. Los jefes de sector que se irían serían los titulares de Salud, Alberto Tejada, quien ha tenido una silenciosa y poco eficiente gestión; de Educación, Patricia Salas, a quien no se le habría visto con liderazgo al frente de su sector; del Interior, Wilver Calle, a quien se le responsabiliza por las trágicas consecuencias en medio del accionar ante los conflictos sociales; y el de Energía y Minas, Jorge Merino Tafur.

A este grupo de salida se sumaría el canciller, Rafael Roncagliolo, quien ya había expresado su deseo de dejar el cargo en meses anteriores y volvió a sugerir su alejamiento del gobierno en una entrevista aparecida ayer.

“Es cierto que estoy cansado, es cierto que he hablado con el presidente sobre eso una vez, pero la única persona que puede hacer ese tipo de anuncios es el presidente de la República. El refrán es cierto (“Dicen que nadie cambia de caballo en medio del río”, refiriéndose al cambio de canciller cuando se avecina el fallo de La Haya), pero también es cierto que si el caballo está cansado, no está mal tomar la posta, ¿no?”, señaló al diario La República.

MÁS POLÍTICA EN LA PCM

Algunos legisladores coincidieron en señalar que el nuevo premier debería tener más liderazgo y, sobre todo, más presencia política, considerando que esa fue una carencia de Valdés. También señalaron que este personaje no debería ser parte del actual equipo ministerial, pues este es, en parte, responsable de las deficiencias del gobierno.

El aprista Javier Velásquez dijo que el nuevo premier debería ser un personaje más político, pues su papel no solo es de técnico en el gobierno sino también de vocero del mismo. “Debe tener una mejor comunicación con el pueblo”, remarcó.

Asimismo, el congresista Luis Iberico, de Alianza por el Gran Cambio, dijo que el nuevo primer ministro debería ser una persona que tenga más liderazgo, capaz de establecer canales de diálogo, pero con orden.

Por su parte, la fujimorista Luz Salgado es una de las pocas voces que cree que Valdés debería permanecer en el cargo, pues –sostiene– nombrar a un sucesor en estas circunstancias sería contraproducente. “Asumiría un pasivo muy grande, sobre todo por el caso Conga, que aún no se ha solucionado”, indicó.