lunes, 9 de julio de 2012

Hoy se inicia el diálogo en Cajamarca



Hoy se inicia el diálogo en Cajamarca
El camino para retomar el diálogo en Cajamarca no será nada fácil. Los dos facilitadores para que el gobierno central y los opositores al proyecto Minas Conga retomen las conversaciones sobre la viabilidad del mismo, el monseñor Miguel Cabrejos y el padre Gastón Garatea, llegaron esta mañana a Cajamarca para escuchar, en primera instancia, a las autoridades y dirigentes sociales locales.

Garatea, quien ya ha intervenido antes en la solución de otros conflictos sociales en el país, se mostró “muy optimista” de que en este caso también se restablezca el diálogo porque –dijo– se trata de “personas buenas que se pueden entender”. La reunión se iniciará a las 10:30 de la mañana. Anoche, el monseñor Cabrejos se reunió con el ministro de Justicia, Juan Jiménez, quien ha sido nombrado el ‘enlace’ con el gobierno, para coordinar detalles del diálogo.

Desde el gobierno se dieron ayer algunas señales para calmar los ánimos en Cajamarca y mostrar disposición. A lo señalado en torno al estado de emergencia (ver nota de Valdés) se sumó la confirmación de que se dispuso el relevo de los jefes policiales de Celendín y Bambamarca, el mayor PNP Eduardo Oré Perlacios y el comandante PNP Juan Carlos Reátegui, respectivamente, quienes son considerados los responsables de las muertes que ocurrieron en dichas jurisdicciones. Hoy se anunciaría también el retiro de los mandos policiales de la región.

NADA FÁCIL

El padre Garatea reconoció que el trabajo no será fácil, no solo porque se ha llegado a un punto en el que hay mucho distanciamiento, en el que se ha llevado a la población a un estado “entre la espada y la pared”, sino porque además los violentos enfrentamientos han cobrado cinco vidas en los últimos días.

“Nada justifica las muertes. La perspectiva es que la gente (cajamarquina) quiere el diálogo”, señaló tras considerar que no solo las autoridades y dirigentes regionales deben pedir perdón por estos decesos, sino que deberían hacerlo todos los sectores involucrados “porque no supieron parar una cosa que se veía venir”. Del mismo modo, confió en que el gobierno central pueda levantar el estado de emergencia para facilitar el diálogo.

HAY MUCHAS DUDAS

Garatea lamentó que se haya permitido que el conflicto llegue hasta este punto, y refirió que una de las dificultades para retomar el diálogo es el hecho de que tanto Yanacocha, encargada del proyecto minero, como el gobierno de Ollanta Humala, que avala el mismo, han generado muchas dudas.

“El pueblo de Cajamarca ha sido engañado muchas veces. La empresa Yanacocha tiene un pasado medio turbio en este aspecto y ha estado en lío con la población mucho tiempo. (…) Uno le da cierta razón a la gente del lugar, que duda del gobierno de Humala, quien también dijo cosas diferentes cuando fue candidato”, indicó. Por ello, el sacerdote remarcó que en este inicio se tienen que “hacer las cosas bien” y se deben fijar “compromisos muy serios”.

Del mismo modo, criticó el lenguaje usado por el gobierno, que no ha explicado lo suficiente los resultados del peritaje al estudio de impacto ambiental del proyecto Conga. 

VALDÉS ES LO QUE HAY

Sobre el premier Oscar Valdés, dijo que si bien su continuidad en el cargo no contribuye a la solución, “es el que hay y con ese hay que trabajar; además, no es un delincuente ni una persona monstruosa”.

Pero también criticó a las autoridades regionales que, según su posición, no han estado haciendo política sino politiquería y se han aprovechado de la debilidad del otro para llevar adelante sus reclamos.