lunes, 12 de agosto de 2013

Muere Laszlo Csatary, uno de los criminales de guerra nazi más buscados


El húngaro Laszlo Csatary, uno de los criminales de guerra nazi más buscados, ha fallecido este sábado víctima de una neumonía en un hospital de Budapest, donde se encontraba a la espera de ser juzgado, según ha informado su abogado, Gabor Horvath, a la cadena de televisión británica BBC.

Csatary, que encabezó la lista de los criminales de guerra nazis más buscados, es sospechosos de haber colaborado en el asesinato de unos 15.700 judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Csatary estaba a la espera de ser juzgado por crímenes de guerra cometidos en Hungría y en la vecina Eslovaquia.

El letrado Horvath ha indicado que su cliente, de 98 años de edad, falleció este sábado por la mañana. "Estaba recibiendo tratamiento médico desde hace algún tiempo pero contrajo neumonía, enfermedad por la que murió", ha explicado.

Csatary siempre negó los cargos que se le imputaban y subrayó que sólo actuó como un mero intermediario entre las autoridades húngaras y alemanas, por lo que consideraba que no estuvo implicado en crímenes de guerra.

El pasado mes de junio, los fiscales húngaros le acusaron oficialmente por su gestión como jefe de un campo de concentración en el que fueron encarcelados judíos en la localidad de Kosice, bajo control húngaro en la Segunda Guerra Mundial y que ahora está emplazada dentro de Eslovaquia.

Los fiscales argumentaron en su escrito de acusación que Csatary "dio ayuda de forma deliberada para las ejecuciones ilegales y las torturas cometidas contra los judíos deportados a los campos de concentración de Kosice". Csatary fue condenado a muerte en rebeldía en la antigua Checoslovaquia en 1948 por crímenes de guerra.

El Gobierno de Eslovaquia había reclamado su extradición aunque, debido a la abolición de la pena de muerte, pretendía que fuera condenado a prisión. En Hungría, los procesos legales se suspendieron el mes pasado por el principio 'Non bis in idem', que establece que un sujeto no puede ser juzgado dos veces por la misma causa.

Csatary fue identificado en 2012 por el Centro Simon Wiesenthal como el criminal de guerra nazi más buscado. Esta organización acusó a Csatary de haber supervisado las deportaciones de judíos de Kosice al campo de concentración de Auschwitz.

Periodistas del diario británico 'The Sun' lograron localizarle en julio de 2012 en Budapest con la ayuda del Centro Simon Wiesenthal y las autoridades le impusieron arresto domiciliario. Tras la Segunda Guerra Mundial, Csatary huyó a Canadá, donde trabajó como tratante de arte en Montreal y Toronto. Desapareció en 1997, cuando las autoridades de Ottawa le retiraron la ciudadanía canadiense.