miércoles, 17 de octubre de 2012

Sensatez y sentimiento


Hans:
Yo perdí a mi mamá por el cáncer. Si los fujimoristas quieren seguir metiendo cuento de que Fujimori tiene cáncer, entonces están burlándose de todos los que alguna vez hemos perdido un familiar con esa enfermedad, de aquellos que tienen un familiar con esa enfermedad y de toda la gente que tiene esa enfermedad; y no se dan cuenta de lo difícil y doloroso que es pasar por ello.  
Jimena:
Yo creo que todo el mundo tiene derecho a una muerte digna. No me opondría ni me opongo a que Fujimori, o Montesinos o Abimael, pasaran sus últimos días en su casa. Pero para los que hemos visto de cerca lo que el cáncer hace con un enfermo terminal, es claro que Fujimori no se está muriendo. Manipular la figura del indulto humanitario para pasar años de libertad con su familia cuando todavía hay padres que siguen buscando a los hijos que el fujimorismo desapareció parece una broma de mal gusto (y lamentablemente no lo es).
María Ysabel:
El indulto es una gracia, no es una obligación, pero lo que los fujimoristas están haciendo es una campaña que recuerda toda su infamia y prepotencia, sacando encuestas hechas con preguntas que dirigen las respuestas y con el peso de la prensa que añora los fajos de billetes sobre la mesa del SIN. Aquí los que se burlan de todos los que hemos tenido familiares con cáncer, son los publicistas que sacan fotos de un supuesto enfermo, para chantajearnos emocionalmente.  
Alexander:
Mi padre murió por leucemia, una vecina por cáncer al útero, mi abuelo por cáncer al pulmón. Ellos no le hicieron daño alguno al país y fueron obreros que contribuyeron a que sus familias no murieran de hambre durante la crisis, entregaron la mejor educación posible para que sus hijos no sufrieran lo mismo que ellos.  Mi padre, mi vecina y mi abuelo prácticamente murieron desahuciados, mi padre en mi casa después de tres meses de agonía y mi abuelito en el seguro del Cusco en el que ninguna enfermera le prestaba atención en sus últimas horas de vida. Mi padre, mi vecina, mi abuelo no tuvieron ambulancias ni médicos ni tratos VIP en el hospital. Parece que para acceder a dichos beneficios debes robarle miles de millones de soles al país, ordenar matar a “sospechosos”, electrocutar a tu mujer y corromper todas las organizaciones democráticas del país. ¿Quieren saber algo más? Pues mi papá dejó de tener seguro social gracias a algunas medidas económicas adoptadas por Fujimori, pero él mantenía la buena fe y jamás presentó medida judicial alguna contra el sindicato para el cual trabajó, sindicato que entró en crisis y que actualmente un grupo de apristas se lo disponen como si se tratara de un jugoso botín. Si no conocen los síntomas de alguien que tiene cáncer y está grave y creen que Fujimori tiene cáncer, dejénme decirles que los agarró de imbéciles.
Jon:
Yo también viví el cáncer de cerca, muy de cerca. Si crees que los que se toman fotos imitando a Fujimori se están burlando de la enfermedad, no has estado prestando atención. Se están burlando de los ridículos intentos de un criminal por manipular al pueblo (y mira: ¡Funciona!). Más #fujimoring por favor. (Marco Sifuentes)