miércoles, 6 de junio de 2012

Rubén Coa a punto de renunciar luego de ser pifiado en el Cusco


Rubén Coa a punto de renunciar luego de ser pifiado en el Cusco
El fantasma de la deserción aún ronda los pasillos de Gana Perú. Si bien ayer todos los congresistas nacionalistas se esmeraron en reiterar que su bancada está sólida a pesar de la renuncia de tres miembros de su grupo parlamentario, se supo que más oficialistas estarían evaluando la posibilidad de abandonar Gana Perú por la falta de oportunidades que tienen para plantear sus puntos de vista al interior de la bancada y el trato poco democrático que reciben de sus principales líderes.

El que estaría a punto de hacerlo es el congresista cusqueño Rubén Coa, quien la semana pasada, junto a la también renunciante Verónika Mendoza y Hernán de la Torre, suscribió un comunicado que acusaba al gobierno de Ollanta Humala de aplicar medidas autoritarias para frenar las protestas antimineras en Espinar, Cusco.

Precisamente ayer, Coa tuvo que abandonar la manifestación que se realizó en dicha región en defensa del medio ambiente y el respaldo al detenido alcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca, tras el rechazo de los protestantes.

Entre gritos y pifias, los cusqueños le exigieron que renuncie a Gana Perú y que sea consecuente con su posición de respaldo a las protestas antimineras. “No descarto esta posibilidad. Lo estoy procesando porque creo que una decisión de esta naturaleza se debe asumir con la cabeza serena y con la madurez que representa una coyuntura como la que atravesamos. No me estoy corriendo ni desoyendo el pedido del pueblo. Si tengo que dar esa definición, no tengan ninguna duda que lo haremos en su momento”, declaró a los medios de comunicación cuando abandonaba la Plaza de Armas de Cusco.

Coa indicó que respeta la renuncia irrevocable de Verónika Mendoza a Gana Perú y aclaró que ambos están “en la misma lucha”. Afirmó, además, que hoy por la tarde se reunirá con sus bases partidarias y la bancada nacionalista para “hacer el emplazamiento que tiene que hacerse”. “Mañana (hoy), ya con la bancada, tendrán noticias”, indicó.

DESCONTENTO

Ayer, en el Congreso, se esperaba también algún pronunciamiento de Hernán de la Torre, pero este ni se asomó. Tal vez porque empezó a cumplir el compromiso que el pasado lunes le hicieron firmar los de Gana Perú para mantenerse en la bancada y respaldar al gobierno de Ollanta Humala. Este hecho fue confirmado por el nacionalista Omar Chehade, quien sin titubear aseguró que “nadie más renunciará”.

Sin embargo, los salientes congresistas nacionalistas Rosa Mavila y Javier Diez Canseco tuvieron otro punto de vista, al confirmar que en Gana Perú existe un gran descontento entre los “legisladores provincianos”, quienes reclaman hace meses un trato más democrático, justo e igualitario en su grupo parlamentario, pero nadie los escucha.

“Expresamos nuestro respeto por muchos congresistas que militan en el Partido Nacionalista, sobre todo con aquellos que proceden de provincias y que yo sé que en su corazón tienen una desazón al no ser parte de un tratamiento igualitario ni democrático (en la bancada)”, afirmó Mavila.

Por su parte, Diez Canseco indicó que en la bancada oficialista existen contradicciones y diferencias, “cada una de las cuales seguirá su propio proceso de maduración y definición de posiciones”. “Nosotros no apuramos a nadie en sus tiempos. Cada quien opera según su conciencia”, afirmó.