lunes, 10 de junio de 2013

Portátil fujimorista llegó en ómnibus y recibió galletas con plátanos


Horas antes de que Keiko Fujimori y sus hermanos llegaran a la DIROES a visitar a su padre, a pocos metros de la puerta de ese centro penitenciario, un numeroso grupo de personas se alistaba para realizar un plantón en favor del expresidente al que le negaron el indulto.

Antes que los hijos de Fujimori, llegaron los congresistas de Fuerza Popular, entre ellos su vocero Héctor Becerril, quien parecía el coordinador del evento, pues inmediatamente ordenó a sus pares que se dirijan al sitio donde se concentraban los simpatizantes. Así ocurrió y diez minutos después ya estaban los parlamentarios naranjas unidos a la portátil que portaba pancartas, gorritos, y toda una serie de merchandising a favor del –ya tardío– indulto a Alberto Fujimori.

Luego llegaron Keiko y sus hermanos. Ella, tras visitar a su padre, agradeció el gesto supuestamente “espontáneo” de los simpatizantes e informó que el reo expresidente ha recaído y que su depresión se ha agudizado.

“Agradezco estas muestras de simpatía. Este respaldo del pueblo peruano que nos ha acompañado y nos sigue acompañando en estos momentos difíciles”, dijo Keiko. Luego de finalizado el mitin proindulto, diario16 pudo comprobar que la espontaneidad de los simpatizantes se esfumó.

Por ejemplo, la portátil que se desgañitaba diciendo que concurrieron al mitin por su propia voluntad, tomando una combi hasta la DIROES, mentía. Como se puede observar en las fotografías, personas de los distritos de Villa María del Triunfo, Callao, Santa Anita, Comas, entre otros, llegaron en ómnibus contratados por los fujimoristas. Según uno de los chóferes, un congresista los trajo, pero no quiso identificarlo.

LA ONG PRESENTE

No solo hubo “simpatizantes” en el mitin proindulto. También estuvieron apoyando “espontáneamente” los colaboradores de la ONG Oportunidades, que preside Keiko.

Cuando diario16 se retiraba del lugar, pudo ser testigo de que, unas cuadras más allá de la DIROES, varios simpatizantes recibieron un refrigerio por haber asistido al mitin. Una mujer que vestía un chaleco naranja nos dijo que es costumbre hacer una colecta para comprar los alimentos, que consistían, en este caso, de un refresco Cifrut, un plátano y una galleta. Además, a cada congresista mujer se le regaló un pañuelo naranja.