martes, 4 de junio de 2013

Cita en Palacio: desaires y contradicciones



La clase política no está tan unida como se hubiera esperado, ante un tema tan importante como el inminente fallo de la Corte de La Haya sobre el diferendo marítimo con Chile.

Esto quedó en evidencia con las idas y venidas respecto de la asistencia o no de algunos líderes políticos a la cumbre en Palacio de ayer, la cual fue convocada por el presidente Ollanta Humala para tratar ese tema.

Si bien la primera en anunciar que no estaría en dicha reunión fue la lideresa del PPC, Lourdes Flores, debido –dijo– a compromisos laborales, su partido sí estuvo bien representado por su líder histórico, Luis Bedoya Reyes, y el actual presidente del mismo, Raúl Castro. Pero el caso de Keiko Fujimori y el del expresidente Alan García es muy diferente.

Hasta ayer en la mañana, los voceros del fujimorismo ya habían descartado la presencia de su lideresa aduciendo que ella debía atender compromisos internacionales asumidos con anterioridad. Por ello, su partido estuvo representado apenas por los legisladores Alejandro Aguinaga y Rolando Reátegui.

Aunque ningún fujimorista lo ha dicho, el desaire de Keiko Fujimori tendría un motivo: seguir presionando por el pedido de indulto de su padre preso. Para el fujimorismo, este tema es más importante que cualquier otro. Lo curioso es que ningún legislador fujimorista supo explicar a qué país viajó, ni cuál fue el motivo como para que acelere su retorno.

ALAN NO QUERÍA

Cuatro horas antes de la cumbre en Palacio, todo hacía pensar que García sería otro gran ausente. El expresidente, quien ahora también será investigado en el Congreso por la compra de su casa en Miraflores, gracias a los votos del nacionalismo, no había confirmado si iría o no, ni en los días previos ni en las horas que pasaban desde que llegó a Lima de Estados Unidos.

Es más, sus voceros, como Mauricio Mulder, dijeron con algo de molestia que la invitación de Palacio no le había llegado formalmente a García, incluso ayer.

Pero al promediar el mediodía García cambió de opinión y decidió ir. Esto se hizo público, coincidentemente, minutos después de que en Canal N, en plena entrevista al aprista Luis Gonzales Posada, se mostrara la carta de invitación al expresidente recibida por su despacho el 31 de mayo.

Fuentes de Palacio de Gobierno aseguraron que las coordinaciones con el jefe de prensa de García se habían iniciado el jueves de la semana pasada, y que incluso se había postergado la cumbre, planeada en un inicio para ese día, con el fin de esperar a que el exmandatario regrese.

García no habría querido encontrarse con Humala –ni con Toledo– pues, como se sabe, él podría enfrentar una acusación constitucional por los casos investigados por la Megacomisión, que preside el nacionalista Sergio Tejada.

Además, en su Twitter se puede saber exactamente lo que pensaba de la cita. Cuando Cancillería y Palacio empezaron a llamar a los líderes políticos, él escribió que todo había comenzado en su gobierno. Quería comerse el jamón por adelantado.

¿DESAIRES?

En la reunión, García evidenciaba un rostro adusto y al final decidió no participar de la foto oficial con todos los líderes, en la puerta de Palacio junto al presidente Humala. Él salió del lugar raudo diciendo que tenía cosas que hacer.

Aunque en el Twitter escribió: “Importante y constructiva reunión de Unidad por el Perú. Escuchamos informe del Agente y todas las gestiones”.

Por su parte, la lideresa de Fuerza Popular también dejó un mensaje en Facebook: “En esta importante etapa, los partidos políticos hemos demostrado unión y compromiso con nuestra patria. Mi respaldo al equipo técnico peruano ante La Haya por las gestiones realizadas en favor de nuestra soberanía”.

Al preguntársele a la congresista fujimorista Cecilia Chacón, sobre si no era un desaire al presidente Humala la inasistencia de su lideresa, ella dijo que “de ninguna manera”.

“(No fue) porque lamentablemente no se ha hecho (la invitación) de manera oficial, con el tiempo respectivo. Se pudo haber invitado con tiempo y con el protocolo establecido. Eso tampoco pasó con algunos líderes”, dijo en alusión a García, aunque como ya se vio eso no es verdad.