lunes, 28 de mayo de 2012

¿ TÉCNICOS O POLÍTICOS?


Por: CARLOS BASOMBRIO Carlosbasombrio_thumb
Esa vieja y falsa y dicotomía de cómo conducir el Estado, cobra nueva actualidad en el gobierno de Ollanta Humala. Es que como reacción al despelote que fue su primer gabinete "de todas las sangres", Humala y su Premier Valdés optaron por uno donde "no se hiciese política". El propio Premier es novato en las lides políticas.
Estamos ante un falso dilema que es consecuencia del desprestigio, merecido, de la mayoría de los políticos en nuestro país, así como de la cantidad de gente que entra a asumir cargos sin conocer la función y lo hace pésimo.
La verdad es que se necesitan técnicos de primer nivel y honestos en todos los sectores de la administración pública. Pero también se necesitan "políticos". Es decir personas que decidan e implementen las políticas públicas, entiendan la dinámica social y política, tengan una trayectoria de vida pública importante y que sean reconocidos, por los demás actores, como personas con capacidad de manejar situaciones de crisis con solvencia, ejercitando tanto la capacidad de decidir como la de ceder; que tengan al mismo tiempo el coraje para tomar una decisión y defenderla o llegar a un compromiso con los adversarios, dependiendo de las circunstancias. Es decir hacer política en serio.
El gabinete Valdés carece de esa virtud. Hay algunos buenos ministros, pero que no saben, no quieren o no se les deja actuar políticamente y se les reduce a ser técnicos del más alto nivel en su sector. Hay también ministros que debutan recién y en medio de grandes cuestionamientos, como el del Interior, que llegan a sostener afirmaciones tan disparatadas, como la de que para poder trabajar en su sector bien, han dejado de leer los diarios y ver noticias por la TV. Este es sin duda el extremo cómico de esta confusión profunda que atraviesa gobierno de Humala, pero ayuda a entender el problema. Algo así como "cada quien a lo suyo, de la política nos encargamos el Premier y yo". Si a ello le agregamos notorias dificultades del presidente para tomar decisiones en momentos difíciles y lo poco sofisticado del Premier Valdés en su actuación pública, queda claro que algo tiene que cambiar para el segundo año de gobierno.
Si como se dice por todos los corrillos el gabinete Valdés está de salida, pues hay que decir que lo más importante que se necesita es un Premier con peso político propio y algunos ministros que con un perfil similar. ¿Se dará cuenta el presidente?
La dificultad no está solo del lado de quienes deciden, sino de quienes sean convocados, ya que además de los problemas usuales, el nuevo Premier tendrá la dificultad de lidiar con una situación anómala y de facto. A saber, que hay dos personas que no tienen cargos, pero sí un inmenso poder de decisión en el gobierno. Obviamente me refiero en primer lugar a Nadine Heredia en todos los campos y, al coronel Adrián Villafuerte, en los ámbitos de la seguridad. Si la persona que Humala escoja se respeta asimisma, tendrá que poner algunas condiciones al respecto de lo anterior o tener la habilidad correr esa complicada ola menoscabado desde el inicio.