jueves, 3 de mayo de 2012

Cientos de pelícanos muertos se suman a las muertes de delfines en Perú




Autoridades de Perú investigan la muerte de más de 538 pelícanos y otras aves, en la costa norte del país, dijo el ministro peruano de Producción el pasado domingo.
La nueva investigación ambiental inicia casi después de un incidente sucedido a medidaos de abril, cuando 877 delfines sin vida fueron arrastrados por la corriente a la playa que se ubica en el mismo estrecho de la costa.
No se aclaró si las muertes están relacionadas.
Los pájaros parecen haber muerto en la playa, pero se necesitan más pruebas para determinar la causa de su muerte, dijo el Ministerio de Producción.
El Instituto del Mar de Perú estudió el domingo cerca de 70 kilómetros de playa costera y estimó que 592 aves murieron a lo largo de esta área.
La televisora estatal TV Perú calculó que 1,200 aves se han encontrado muertas a lo largo de 160 kilómetros de la playa que se extiende de Punta Negra, en Piura a San José, en el estado de Lambayeque.
Algunos pescadores locales dijeron que las muertes empezaron hace menos de dos semanas.
La investigación dentro del misterio que rodea a los delfines aún sigue en curso. Gabriel Quijandria, viceministro de Medio Ambiente, le dijo a CNN que los delfines pudieron haber muerto a causa de un brote de la bacteria Morbillivirus o Brucella.
El gobierno de Perú ha formado un panel de diferentes ministerios para analizar un reporte del Instituto del Mar de Perú (IMARPE). Los oficiales han podido concluir que las muertes de los delfines no fueron a causa de falta de comida, interacción con pescaderías, envenenamiento con pesticidas, envenenamiento por una biotoxina o contaminación por metales pesados.
“Cuando tienes algo de este tamaño, mi instinto me diría que algo traumático pasó”, dijo a CNN Sue Rocca, biólogo marino de la Sociedad de Conservación de las Ballenas y Delfines. Esta investigadora recolectó un número posible de causas que pudieron haber matado a los pájaros, incluyendo un trauma acústico.
Reportes preliminares descartaron que ondas de sonido sísmicas creadas por la exploración de petróleo en ese estrecho de mar pudiera haber matado a las aves, agregó el ministerio del Medio Ambiente.
También expresaron su preocupación por los pescadores del área y reafirmaron su compromiso por proteger el ecosistema marino del país.