martes, 29 de mayo de 2012

Diez Canseco: Valdés debe renunciar porque su presencia abre confrontación muy peligrosa en Cajamarca


El presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés, debe renunciar porque su incompetencia abre un terreno fértil que puede generar desenlaces tremendos y niveles de confrontación sumamente peligrosos, más aún cuando se vienen protestas en Cajamarca, Arequipa y Ayacucho, sostuvo el congresista Javier Diez Canseco.
Fue al comentar el conflicto suscitado en la provincia cusqueña de Espinar, en donde la protesta contra la minera Xstrata Tintaya dejó –según el alcalde Óscar Mollohuanca– cuatro fallecidos, en un contexto en que el Poder Ejecutivo oficializó hoy el Estado de Emergencia por 30 días.
“No tengo duda de que hay una responsabilidad política en este manejo [de lo de Espinar], ojo que estamos a las puertas de una situación de protesta e Cajamarca, están anunciando también dos otros paros en esos días, el 30 y 31, me refiero a Arequipa y Ayacucho, vinculados también a temas de industrias extractivas. Creo que continuar con un manejo de este estilo no va a hacer sino abrir condiciones de desenlaces tremendos y terribles en estas circunstancias”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.
“Me parece efectivamente que el premier carece de las condiciones necesarias para cumplir una función tan delicada en un momento en el que están explotando expectativas frente a compromisos que crecientemente revelan frustración en amplios sectores de la población. El manejo del señor Valdés es de una gran incompetencia y creo que abre un terreno fértil para condiciones de confrontación creciente con un alto costo social que son sumamente peligrosos”, aseveró.
   

Inaceptable detención de miembros de la Vicaría | Inicio

El parlamentario consideró, en ese sentido, que es inaceptable e inverosímil que las autoridades hayan detenido a miembros de la Vicaría de Solidaridad de la Prelatura de Sicuani, cuando se tratan de personas que han buscado le diálogo y su respeto por los derechos humanos.
“Ayer me enteraba de que en Espinar, en la noche habían detenido a los miembros de la Vicaría de Solidaridad de la Iglesia, a dos de ellos, me parece pues inverosímil que gente que ha estado buscando establecer canales, mecanismo de diálogo y bajar el tono de la confrontación, reciban como respuesta la orden de detención y la detención efectiva en este campo, me parece de una lógica absolutamente insostenible manejar las cosas de esta manera”, subrayó.
“Totalmente de acuerdo con eso [de que con estos métodos se puede venir una grave situación] Me parece realmente muy preocupante el manejo, el estilo que se está evidenciando en esta lógica de que Valdés no dialoga sino con autoridades electas, no dialoga con población civil organizada en un país que tiene la enorme debilidad institucional que tiene el Perú”, aseveró.
Diez Canseco Cisneros calificó, igualmente, de lamentable lo ocurrido en la provincia de Espinar y remarcó que ello expresa la incapacidad del presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés y de los ministros comprometidos con la prevención de los problemas. Explicó que el manejo que tiene el premier respecto de los conflictos podría devenir en una grave situación cada vez más violenta que traería a su vez dificultades de gobernabilidad.
“Me parece traído de los cabellos y me parece absolutamente ineficaz [su accionar], de forma tal que yo veo un escenario muy preocupante y creo que se está produciendo fracturas entre los sectores sociales que apoyaron la opción de gobierno y el Gobierno, por la forma como están condiciéndose las cosas que van a traer efectos muy delicados respecto a la gobernabilidad del país respecto de los procesos que vienen por delante”, añadió.
   

El alto costo de insistir con la presencia de Valdés | Inicio

Estimó, a renglón seguido, que insistir en la presencia de Óscar Valdés en el Consejo de Ministros tiene un alto costo político y social, tras lamentar que no exista una reacción de diálogo adecuado.
“Este tema ha sido advertido anteriormente y yo soy de la opinión de que este personaje debería ser retirado de una función para la que no tiene condiciones elementales para desempeñar; sin embargo, ha habido una política de insistir en su presencia, lo cual me parece que es un hecho que tiene un alto costo político y, sobre todo, un alto costo social en vida y condiciones para el desarrollo de la gobernabilidad que requerirían un mecanismo de cambio”, remarcó.
“Me parece que lamentablemente es imposible encontrar una reacción adecuada para colocar en esa responsabilidad a una persona que tenga capacidad de dialogar, de negociar y tratar los problemas sociales en una lógica que no sea la de la criminalización, la acusación rápida a todo el resto de la responsabilidad de los problemas, que es lo que me parece está produciendo estos temas”, concluyó.