miércoles, 18 de abril de 2012

MARCO TURBIO Y SU FABRICA DE FIRMAS...




¿Nocaut técnico? La campaña de revocatoria a la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, sufrió ayer un duro revés luego que el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) informara que unas 110 mil firmas presentadas a esta entidad no pasaron la comprobación automática, debido a que contenían firmas duplicadas, cuadruplicadas e, incluso, en el colmo de la suspicacia, quintuplicadas.

Reniec explicó que tanto en los planillones como en los discos compactos se advirtieron serias incongruencias referidas a la cantidad de veces que fue consignado un registro o firma, lo que se resume en los 52,606 mil registros que fueron calificados como repetidos, total que se nutre de las 49,104 firmas que figuran como duplicadas, 3,496 como cuadruplicadas y 6 como quintuplicadas.

Lo más escandaloso de todo esto es que si multiplicamos las cifras anteriores por cada una de sus observaciones, por ejemplo, 52,606 por dos (por ser duplicadas), y así sucesivamente con los otros dos casos, tenemos la increíble suma de 112,222 firmas que hasta el momento no lograron pasar esta primera etapa de revisiones.

Es decir, que más de la cuarta parte de los registros presentados por el Comité Pro Revocatoria, representados por el abogado Marco Tulio Gutiérrez y el ‘financista’ Carlos Vidal, tendrían serios problemas de validación, pese a que siquiera han pasado a la segunda fase de las comprobaciones del Reniec.

LO QUE SE VIENE

Luego de dar a conocer las observaciones, el subgerente de Actividades Electorales del Reniec, Carlo Magno Salcedo, comunicó que su entidad otorgará un plazo de diez días a los revocadores para que subsanen estas incongruencias, tal como establece la  Ley del Procedimiento Administrativo General.

No obstante, de no lograrlo en el plazo previsto se considerará como no entregada la solicitud de verificación de firmas, lo que derivaría a una nueva presentación de 400 mil firmas por parte de los promotores de esta revocatoria.

Esta última acción sería considerada una tarea prácticamente titánica e imposible para Gutiérrez y Vidal, en vista de que solo tienen hasta el 25 de mayo para realizar esta gran recolección de firmas, tanto a nivel de padrones como para su almacenamiento en discos compactos.

Como se recuerda, este proceso tiene dos etapas. La primera consiste en una comprobación automática, mediante la cual se coteja el 100% de los planillones con la información del Registro Único de Identificación de las Personas Naturales (RUIPN), con el propósito de confirmar si a cada adherente le corresponde su número de DNI, y si dicho ciudadano vive en Lima Metropolitana.

Mientras que en la siguiente fase se lleva a cabo la comprobación semiautomática de las firmas que aprobaron la fase anterior. Las firmas son observadas atentamente por expertos en grafotecnia y dactiloscopia con el fin de determinar si coinciden con las registradas por el Reniec. El proceso concluye cuando han sido revisados todos los planillones presentados.