viernes, 20 de abril de 2012

Jóvenes voluntarios sin experiencia son enviados a combatir terroristas


Jóvenes voluntarios sin experiencia son enviados a combatir terroristas

Los padres de un grupo de jóvenes voluntarios del Ejército tienen muchos motivos para estar preocupados. Sus hijos, que en muchos casos no tienen ni 20 años de edad, y algunos solo días de haberse presentado al servicio militar voluntario, acaban de ser enviados de Lima a una base en Satipo (Junín), desde donde serían enviados a una base antiterrorista en Vilcabamba (La Convención, Cusco) para participar de una operación para la que no están preparados.

En diálogo con diario16 varios de ellos contaron que el miércoles último, en el cuartel Hoyos Rubio del Rímac, donde venían prestando servicio hasta la semana pasada, les confirmaron que sus hijos habían sido enviados a esa difícil zona debido a “una orden que vino de arriba”. Todos los padres aseguraron que por distintas fuentes se han enterado que el destino de sus hijos es sumarse a las acciones de búsqueda de los terroristas que secuestraron a 36 trabajadores del proyecto Camisea hace días y que ya han matado a policías y militares.

Carmen Julca Melgarejo, madre de Michael Salazar Julca, de solo 19 años y con un hijo de nueve meses, se quejó por la decisión de trasladar a su hijo a una zona de conflicto, pues él ni siquiera había cumplido un mes de servicio militar voluntario cuando lo destacaron el pasado 11 de abril. Contó que por compañeros suyos ha sabido que los muchachos sienten mucho temor.

Al igual que ella, Mercedes Cruz Vásquez, madre de Michael Jhon Pinedo Cruz, de 24 años, otro de los jóvenes trasladados, dijo que la información que han recibido de compañeros es que la orden es llevarlos de Satipo al Cusco para formar “un cerco antiterrorista”, cuando apenas han aprendido a coger armas.

“Se supone que los llevaron para que estén dentro de la base, para resguardar la base mientras los militares salían. Ellos no están preparados; mi hijo solo tiene nueve meses en el servicio. No sabemos dónde están con exactitud, no nos han querido dar información. Queremos que los regresen”, reclamó.

Un padre de otro joven de 23 años, que prefirió no ser identificado, contó que le molestaba mucho ver que en el cuartel del Rímac habían quedado militares con más antigüedad y preparación. Él, como exmilitar, dijo que sentía rabia por esto, pues se está poniendo en riesgo la vida de jovencitos voluntarios que solo tienen días en el cuartel. También contó que unos 40 muchachos en total, solo de la promoción de su hijo, ya fueron trasladados muy cerca de la zona de conflicto.

EXIGEN EXPLICACIÓN

En la misma situación están las señoras Juana Gallegos García, Lizbeth Silva Villa y Esther Cherres Esquivel, quienes junto con las dos antes mencionadas acudieron a la Defensoría del Pueblo, donde fueron recibidas por la Adjunta para los Derechos Humanos, Gisela Vignolo.

Esta entidad pidió ayer formalmente al Ministerio de Defensa “un informe sobre los motivos que habrían llevado a trasladar a un importante número de jóvenes, que vienen cumpliendo el servicio militar voluntario en la 18va. Brigada Blindada del Ejército, a la Base Contrasubversiva Nº 79 de Alto Comaina (Satipo)”.

La Defensoría precisó que el traslado de los jóvenes se realizó entre el 11 y 13 de este mes, y que el mismo supuestamente iba a ser por un tiempo muy corto.

“No obstante, los familiares han recibido la llamada de sus hijos informándoles que serían trasladados –en las próximas horas- a la zona de Vilcabamba (…). De acuerdo con la información recibida, los jóvenes (4 de ellos no superan los 21 años), tienen entre 7 meses y 1 mes y medio de cumplido su servicio militar, uno de ellos incluso solo tiene 28 días en el servicio”, se lee en el documento.

EJÉRCITO RESPONDE

Por la noche el Ejército emitió un comunicado en el que se indica que los jóvenes del servicio militar voluntario de la 18ª Brigada Blindada del cuartel Hoyos Rubio, fueron trasladados a Mazamari (Satipo, Junín) “únicamente para recibir instrucción y entrenamiento en la Fase Contrasubversiva”. Asimismo, dicen que ese personal “no ha sido trasladado a la Zona de Operaciones de La Convención, donde se ha asignado únicamente a personal combatiente con experiencia”.

Sin precisar la cantidad de jóvenes enviados, se añade que ellos cuentan con “instrucción en su Fase Básica Individual completa”, y que ahora “se encuentran en un periodo de adaptación en la selva para posteriormente realizar la instrucción y el entrenamiento en la Fase Contrasubversiva en el distrito de Pichanaki (Junín), donde se ubica el Centro de Instrucción Divisionario”.

Finalmente se indica que el Ejército informó de esto a los familiares de los muchachos. No obstante, esto no es lo que piensan los padres que dialogaron con diario16, pues como se ha dicho, algunos solo cuentan con un mes en el servicio y no tienen la preparación suficiente.

Asimismo, consultado sobre este documento del Ejército, la Defensoría del Pueblo señaló que esperará que el Ministerio de Defensa responda formalmente su pedido de información sobre los motivos por los que se trasladó a jóvenes sin experiencia a una base en Junín.