miércoles, 15 de mayo de 2013

LA SALIDA DE RONCAGLIOLO



Tanto El Comercio como La República informaron que el ministro de Relaciones Exteriores, Rafael Roncagliolo, presentó ayer su renuncia al cargo.  Si bien no existe una confirmación oficial del gobierno hasta el momento, todos los medios de comunicación la dan por presentada y aceptada.
Ambos medios señalan que el tema central para la salida de Roncagliolo es su salud. Desde el Tercer Piso pudo confirmar que el canciller tenía un acuerdo con el Presidente de la República de quedarse hasta que se diera la sentencia sobre el diferendo marítimo con Chile en la Corte Internacional de Justicia. Luego, sería relevado, por el mismo motivo esgrimido para su salida.  Desde hace meses, en círculos cercanos a Torre Tagle, se menciona este tema. En enero pasado, el ministro solicitó una licencia de 15 días por “motivos personales”, vinculados a esta materia.
El canciller ayer cumplió con algunas actividades propias de su cargo. Estuvo presente en la visita de Bill Clinton a Palacio de Gobierno y luego despachó en su oficina. Sin embargo, canceló una presentación en la Pontificia Universidad Católica del Perú, en la que iba a exponer sobre la política exterior peruana. Dicha ponencia se llevaría a cabo a las 7 de la noche de ayer.
Tanto LR como EC señalaban como posible sucesor de Roncagliolo a Enrique Román Morey, embajador de carrera y quien hasta hace unos días era nuestro representante ante la Organización de las Naciones Unidas. El embajador fuevicepresidente de la Asamblea General de la ONU. Otros pedían a José Antonio García Belaúnde, ex canciller y actual agente alterno ante la Corte Internacional de Justicia, pero hoy su hermano Víctor Andrés descartó de plano esta posibilidad.
Pero las últimas versiones señalan que la reemplazante será la ministra de Justicia y Derechos Humanos Eda Rivas, con lo que habría dos relevos en el gabinete.  A muchos ha sorprendido que Rivas, quien no ha tenido mayor ligazón con las relaciones internacionales durante su carrera en el Estado, sea la escogida. Más aún cuando se esperaba que el reemplazo de Roncagliolo - ahora o en junio - sea un diplomático de carrera.
A Rivas le ha caído fuego graneado desde varios flancos. Los fujimoristas le reclaman sus demoras por el indulto humanitario de su líder (incluyendo una columna de la excandidata al Congreso Martha Meier Miró Quesada) mientras que desde los organismos de defensa de derechos humanos se cuestiona que el Plan Nacional de DDHH 2012 - 2016 no contemple temas como aborto y los derechos de la comunidad LGTB. (Ver más en la columna de Verónica Ferrarial respecto). El reemplazo de Rivas será el abogado Daniel Figallo, hasta hoy viceministro de Justicia.