jueves, 9 de mayo de 2013

Expedición afirma haber encontrado evidencias de un continente hundido frente a costas de Brasil



Imagen: Una de las rocas que los geólogos recogieron del fondo del océano y que afirman sería de origen continental.
Una expedición oceánica descubrió en el Atlántico Sur rocas continentales en una montaña submarina que indicarían que se trata de un continente hundido a unos 1.500 kilómetros de la costa de Brasil.
El equipo, conformado por investigadores de Japón y Brasil, se sumergió dentro del único submarino tripulado capaz de descender a 6.500 metros de profundidad; descendieron hacia la montaña submarina conocida como Elevado del Río Grande donde  recogió muestras de granito, un tipo de roca continental, que sería la prueba de que ahí abajo hay un continente hundido.
“El elevado del Río Grande siempre fue considerado como una montaña submarina de origen volcánico semejante a las que hay frente a la costa de África, pero vimos ahora que sus rocas no son volcánicas sino continentales”, explicó Roberto Ventura, presidente de la Compañía de Investigación de Recursos Minerales (CPRM) de Brasil.
Imagen: news.discovery.com
Según los geólogos, es probable que una gran masa terrestre se haya hundido como producto de los movimientos tectónicos en la época en que Sudamérica se desprendió de África, es decir, durante la separación de la llamada Pangea, que era como se denomina científicamente a las inmensa masa continental que existió al final de la eraPaleozoica y cuya división formó ambos continentes.
La expedición oceánica estuvo conformada por un geólogo responsable de los estudios de minerales de Brasil, entre otros científicos de Brasil y Japón. Par la exploración, se empleó el minisubmarino japonés Shinkai 6500 con capacidad para tres ocupantes (dos pilotos y un científico) y equipado con brazos mecánicos y cámaras de alta resolución. El objetivo consistió en sondear el margen continental brasileño y la parte adyacente del océano, sobre todo la Elevación del Río Grande y el Dorsal de Sao Paulo.
Con este submarino especial se pudo realizar un viaje de ocho horas hasta llegar a una profundidad de 4200 metros, en la que se halló las rocas continentales y se recogió las muestras. Se han realizado siete viajes por el Atlántico Sur que han permitido observar por primera vez las cuestas de la Elevación del Río Grande, el complejo de montañas submarinas más importante de esa zona del Atlántico, que cuenta con alturas que llegan hasta los 3.200 metros desde el lecho y una cima de hasta 700 metros de profundidad.
Estas investigaciones se realizan como parte de la ruta del crucero Iata-Piuna, una expedición que se desarrolla desde la nave de investigación oceanográfica japonesaYokosuka, que reúne a científicos de Brasil y Japón. Este crucero forma parte del proyecto más grande denominado “Búsqueda por los límites de la vida” (Quelle 2013), con el que la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología de la Tierra y el Mar(Jamstec) buscan explorar durante este año los ambientes más profundos de todos los océanos del mundo.
Ventura, presidente de la CPRM, dijo que su institución lanzará una licitación para seleccionar a una empresa de perforación que pueda recoger más muestras de rocas en la zona de la Elevación, para que se confirme su posible origen continental y el potencial minero de la región.
Mientras tanto, la expedición sigue su marcha. Ya pasó por el Océano Índico central y, luego de terminar las investigaciones por el Atlántico Sur, se dirigirá al mar Caribe y alOcéano Pacífico, a la región de Tonga.