lunes, 27 de mayo de 2013

Alan García cometió fraude en la primera vuelta de las elecciones del año 2006 ?


_________________________________________________________________________________

Un oficial retirado de alta graduación de la marina perteneciente al sistema de inteligencia me comentó que Alan García no ganó en la primera vuelta de las elecciones del año 2006.

En un principio no lo creía, pero los hechos corroboran la versión.

Recordemos que fue una campaña muy reñida. Alan rogaba tener una oportunidad para reivindicarse, mientras Ollanta se posicionaba arriba y Lourdes, consolidada en Lima, buscaba ganar espacios en provincias.

Es usual que el la policía política peruana que se hace llamar sistema de inteligencia desarrolle análisis, mida las variables y estudie los escenarios. 

El probable resultado de las elecciones del año 2006 sugería que:

Si la elección era entre Humala y Lourdes: Humala ganaba.
Si la elección era entre Humala y Alan: Humala perdía.

Los grandes capitalistas, los grupos de poder y los inversionistas extranjeros estaban asustados ante la posibilidad nacionalista. Era el apogeo del modelo del Comandante Hugo Chávez, que avanzaba en Bolivia, Ecuador y se afianzaba con Brasil.

Había que apoyar a Alan García. Pero los resultados electorales de la primera vuelta no lo ayudaban. Se puso en marcha entonces una operación para revertir los resultados. El virtual empate entre el PPC y el PAP fue resuelto después de casi un mes. La diferencia era de apenas 62,578 votos, equivalente a 0.42 %. Nada justificaba la demora con la tecnología de las computadoras; las actas se transportaban en horas, los conteos y las impugnaciones en otros procesos no pasaban de una semana.

En esas condiciones la cocina de votos funcionó a las mil maravillas. La meta se había logrado. La segunda vuelta sería entre Humala y García.

Se votaba entre el cáncer y el sida. Se votaba tapándose la nariz. La prensa y la derecha ayudaron. Se impuso una condición: no salirse del neoliberalismo y continuar con el modelo de explotación de recursos naturales y ventajas tributarias.

Alan se frotaba las manos. La plata no llegaría sola, sino con decretos de urgencia. Procedió a armar su círculo de operadores económicos.

El porcentaje final del triunfo se lo debe a los apristas, los que hacían propaganda, los que se amanecían pegando afiches, los jóvenes que marchaban, las mujeres que arengaban, los viejos con sus pañuelos blancos, los herederos de Víctor Raúl.

Pero Alan García les dio la espalda en su segundo gobierno. El Plan de Gobierno del APRA terminó en el tacho. Gobernó con la Constitución de Fujimori y claudicó con la derecha, los ricos y poderosos.

Este simple hecho es significativo y los compañeros no lo apoyarán otra vez y en protesta han abandonado los locales del PAP.

Si Alan García es enjuiciado miles de apristas aplaudirán. Lo consideran un traidor y paradójicamente ahora lo combaten. (Cesar Vasquez Bazan) 


El pedido del tío George también fue informado por La República. Para leerlo, haga clic aquí.