viernes, 22 de febrero de 2013

'Pastillazos' de el 'Búho'


'Pastillazos' de el 'Búho'
Escribe: EL BUHO
La coyuntura política está ¡que quema! Solo me queda coger mi espada del augurio de “Los thundercats” que me permite ver más allá de lo evidente. Aquí les presento mis “pastillazos” que tanto reclaman mis lectores.
HAYA Y ALAN: Este Búho no fue ni será aprista, pero siempre he admirado la trayectoria de Víctor Raúl Haya de la Torre. No solo como político, sino también como intelectual y patricio de la democracia. Él dio su vida por su partido y la política, entendida esta como una herramienta para transformar el país y llevarlo a la modernidad, y la prosperidad de los “trabajadores manuales e intelectuales”.
Por ello, sufrió el destierro y fue impedido de llegar al gobierno. Víctor Raúl murió en Villa Mercedes, en Ate, en una casa prestada. No tenía ni carro. Todo lo contrario al actual líder del aprismo, Alan García, quien no puede pretender emular al “compañero jefe” si es noticia por sus millonarias casas y suculentos ingresos por “conferencias”.
Creo que un político o un Presidente debe salir del gobierno lleno de experiencias y vivencias, no millonario, debido a que el sueldo es simbólico. Fernando Belaunde, pese a ser dos veces Jefe de Estado, vivió los últimos días de su vida en su departamentito de Camino Real. Sin casas en Colombia, París, Miraflores o Chacarilla.
Este columnista pensaba que Alan era un verdadero demócrata, pero hoy veo cómo se suma con golpes bajos a la revocatoria. Es más, Raúl Diez Canseco revela que complotó para vacar también al presidente Alejandro Toledo. ¿Eso hace un demócrata? Ya lo dijo Javier Pérez de Cuéllar. “Del fujimorismo lo podía esperar, pero no del Apra”.
LAS CASITAS DE BURGOS: El alcalde de San Juan de Lurigancho, Carlos Burgos, no solo es un fogoso revocador. También está acusado e investigado por lavado de activos. Una investigación del diario “El Comercio” afirma que el burgomaestre ha transferido varios inmuebles en plena investigación. Burgos posee una impresionante cantidad de propiedades, entre las que se cuentan casas de playa, colegios, gimnasios, hoteles, restaurantes, ¡todo con su sueldo de alcalde! ¿Y cómo lo hace?
El ubicuo ex militante del PPC, UN, Solidaridad Nacional y Cambio Radical, está con la soga al cuello. Este caso es emblemático. ¿Cómo hace un alcalde para volverse millonario con un sueldo promedio? ¿También da conferencias como Alan García?
¡OH, SUSANA! La alcaldesa de Lima no solo recibe golpes de los revocadores -como que vayan a gritarle a la puerta de su casa “¡asesina!”- sino que la tiene difícil por los errores groseros de las cabezas de la municipalidad, como Gabriel Prado. No podemos negar que el “affaire” de las “circulinas alquiladas” le bajan puntos en un tema tan sensible y vital en su gestión: la seguridad ciudadana. Pero lo que sí no acepto es la politiquería barata.
Que no venga el congresista fujimorista Julio Gagó a hacer un show y robar cámaras en la Comisión Investigadora que ve este caso. Dijo muy suelto de huesos: “¡Me indigna el alquiler de circulinas por 40 mil soles hecho por la municipalidad!” La opinión pública le pregunta al parlamentario entonces, ¿por qué no se indigna igual por los millones de dólares que se robó del erario nacional la mafia de Fujimori y Montesinos? Eso sí merece un repudio y total indignación. Apago el televisor.