miércoles, 24 de abril de 2013

Víctor García Toma: “Yo descabecé la comisión Facundo Chinguel y no fui mesa de partes”


Víctor García Toma: “Yo descabecé la comisión Facundo Chinguel y no fui mesa de partes”

El expresidente de la comisión de indultos del gobierno aprista, Facundo Chinguel, fue echado del cargo en mayo de 2010 por el entonces ministro García Toma, quien entró al sector Justicia a reformar ese grupo. El reconocido jurista dice que sacó a todos de esa comisión debido al caso Crousillat, y asegura que en los seis meses que fue ministro no escuchó nada sobre pedidos de dinero para obtener gracias porque ya tenía un equipo nuevo, ni García le dijo nada tampoco. Conocido el escándalo de los ‘narcoindultos’, exige que se sepa toda la verdad.

-Usted ha dicho que, cuando asumió como ministro de Justicia sacó a Miguel Facundo Chinguel de la comisión de indultos. ¿Por qué lo hizo?

A raíz de lo generado en la tramitación del expediente de (José Enrique) Crousillat, donde hubo una serie de gruesos errores administrativos, me pareció que no era una persona adecuada para el cargo. Se le dio las gracias por su trabajo, pero no solo a él, sino a todos, salvo una doctora, que era la más escrupulosa. Luego, hicimos un cambio en el reglamento de gracias y prácticamente se hizo un trabajo serio que garantizaba las políticas del gobierno.

-¿Cuando llegó al Ministerio no recibió ninguna denuncia, carta, queja de algún interno sobre pedidos de dinero por parte del personal de la comisión a cambio de gracias?

No, porque la comisión Facundo ya estaba descabezada. Yo desactivé la comisión y se creó una nueva. En ese periodo, esa comisión actuó con eficacia.

-Pero los promotores se mantuvieron, incluso hasta el actual gobierno.

Esos son detalles que no conocemos. Ellos fueron nombrados con anterioridad. En mi periodo no hubo quejas, ni tuvimos dudas. Habría que preguntarle a la administración anterior.

-En marzo de 2010, cuando usted fue nombrado ministro, la señora Carmen Delgado de Rivera envió una carta al presidente Alan García denunciando que Chinguel le pidió US$5 mil para reducirle la pena. ¿García le comentó este caso?

No conozco el caso, ni a la señora.

-¿García no le dijo nada de la Comisión de Gracias Presidenciales, no le hizo ningún comentario específico cuando lo nombró?

Ningún comentario en relación con este tema.

-Se lo pregunto porque en esa comisión había varios apristas y también entre los promotores. ¿No le hizo algún comentario sobre sus ‘compañeros’?

De la comisión Facundo no quedó nadie; solo una doctora que no era aprista. Sobre este tema no me hizo mayor cometario, porque era una política establecida en 2006.

-En su gestión se redujeron las gracias presidenciales. ¿Cambió el modo de trabajo?

Yo me reunía con la comisión una vez por semana, para conocer sus avances, pues sí tenía interés en que las cosas se hicieran con corrección. Yo no fui una mesa de partes; sí estuve al tanto de las labores de la comisión que, siendo autónoma, sin embargo requería de una superioridad administrativa.

-Eso fue por el escándalo Crousillat, que fue lo que motivó el cambio de ministro.

Al caso Crousillat nos metimos a fondo, conseguimos una denuncia con orden de detención. Y con el general (Miguel) Hidalgo realizamos actividades para su captura. Hubo un caso interesante, además, con la embajadora en Argentina, la doctora Judith de la Mata. Se consiguió el envío de una caja fuerte de Argentina, de Crousillat, con información relevante que fue entregada a las autoridades. Su contenido lo debe conocer el Poder Judicial. Fue un trabajo importante.

-Pasados los días y conocidas más denuncias respecto de la Comisión de Gracias, con cobros y miles de ‘narcoindultos’, ¿qué opina de todo esto? Esa comisión fue la que recibió usted al llegar al Ministerio.

Con la gestión de Chinguel empezaron situaciones que tienen que ser esclarecidas. Yo, como todo peruano, estoy preocupado por esto y creo que se debe llegar al descubrimiento cabal de la verdad y nos parece bien que el Ministerio Público lleve adelante las investigaciones.

LUIS GARCÍA ROJAS