lunes, 26 de enero de 2015

Pagaba en efectivo a la Boston University



Las rendiciones de cuentas de keiko fujimori llegaban a Palacio de Gobierno. Documentos de la propia universidad norteamericana que Keiko Fujimori pagaba al “cash” cada ciclo entre 1994 y 1997. 

Ángel Páez. Unidad de Investigación. 

La Boston University enviaba a Keiko Fujimori su estado de cuentas directamente a Palacio de Gobierno. Los documentos obtenidos por La República indican que entre la segunda mitad de 1994 y la primera mitad de 1997, la hija mayor del ex mandatario Alberto Fujimori pagó en efectivo varios de los semestres. Por lo tanto, se confirma la versión original que la ex primera dama ofreció al Congreso sobre cómo su padrefinanciaba su carrera profesional y la de sus hermanos: con dinero contante y sonante que el ex jefe de Estado le entregaba en Palacio de Gobierno. 

No se trataba de los fondos que Fujimori obtuvo de la venta del inmueble de la calle Pinerolo, ya que recién le pagaron en 1999, dos años después de que Keiko terminara sus estudios en la Boston University, eso está claro. 

Como lo han dicho varios testigos, entre ellos Vladimiro Montesinos, Humberto Rozas Bonucelli, Matilde Pinchi Pinchi y María Angélica Ruiz, el ex asesor de inteligencia disponía de caudales secretos que escondía en el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) y mensualmente le remitía a Fujimori una suma que superaba los US$ 200 mil en efectivo para que los gastara a discreción. 
Montesinos ha dicho hasta en cuatro ocasiones --y no se ha rectificado– que el ex jefe de Estado usó esos fondos para costear los estudios de Keiko y sus hermanos. 

A MANOS LLENAS 

Precisamente, en el reciente caso por el que ha sido sentenciado Fujimori a siete años y medio de prisión, el fiscal supremo Avelino Guillén solicitó al tribunal que el Ministerio Público investigara el origen de los US$ 15 millones que el ex mandatario entregó al ex ministro de Defensa Carlos Bergamino en Palacio de Gobierno. Está acreditado que Fujimori manejaba caudales del SIN en la sede del Ejecutivo. En efecto, por esto mismo, el tribunal aceptó el pedido de Guillén. Se debería proceder de la misma manera para determinar si el efectivo con que Keiko Fujimori abonaba sus ciclos universitarios en Estados Unidos salía de los caudales que Montesinos suministraba a su padre. 

Las rendiciones de cuentas de la Boston University indican con absoluta claridad los siguientes pagos en efectivo: 

*El 10 de setiembre de 1994: US$ 4 mil 727 en efectivo y US$ 5 mil en cheque. 

*El 19 de enero de 1995: US$ 10 mil 711 en cheque. 

*El dos de setiembre de 1995: US$ 5 mil 800 en efectivo y el 9 y 14 del mismo mes US$ 3 mil 368 en cheques. 

*El 18 de enero de 1996: US$ 10 mil 050 en efectivo. 

*El ocho de setiembre de 1995: US$ 8 mil 500 en efectivo y el 11 de setiembre US$ 2 mil 602 en cheque. 

*El 15 de enero de 1997: US$ 5 mil 600 en efectivo y el 8 de abril US$ 4 mil 732 en cheque.

FALTA MUCHO MÁS 

En estos gastos reseñados no se incluyen los US$ 7 mil 203, enero -mayo de 1993, y los US$ 17 mil 684, que entre setiembre de 1993 y mayo de 1994 desembolsó Keiko Fujimori para costear sus estudios de inglés avanzado en el Stony Brook de la State University of New York. Es altamente probable que también haya procedido de la misma manera: pagar con dinero en efectivo. 

Keiko Fujimori, quien coincidentemente retornó de los Estados Unidos luego de que su padre recibió la sentencia de siete años y medio por corrupción, ha resuelto no hablar sobre el tema después de la conferencia de prensa en la que trató de cuadrar las cifras de sus gastos y la de sus hermanos con el dinero que le entregó su padre de la venta de la casa de Pinerolo. Pero, curiosamente, en esa presentación del pasado 19 de mayo, no se refirió al dinero en efectivo que su padre le proporcionaba en Palacio de Gobierno para que pagara, puntualmente, sus ciclos en la Boston University, así como los de sus tres hermanos. 

Pero no solo es importante seguir la pista al dinero en efectivo sino también a los cheques con los que Keiko Fujimori abonaba a la Boston University. Si no hay nada oscuro, la ex primera dama debería solicitar la documentación respectiva y entregársela a las autoridades. 

La testigo Higuchi aclara 

El 23 de abril del 2001, ante la fiscal Luz del Carmen Ibáñez, Susana Higuchi Miyagawa reveló que en el periodo en que vivió en Palacio de Gobierno (1990-1994) comprobó que su entonces esposo, el jefe de Estado, Alberto Fujimori, guardaba dinero en efectivo. “En el mes de diciembre de 1993, pedí abrir una caja fuerte que estaba en el dormitorio conyugal (...), fue así que en presencia de mis hijas Keiko y Sachie en dicha caja había la suma de US$ 100 mil”, declaró. 

Según el testimonio de Susana Higuchi, ese dinero era parte de un total de medio millón. Es decir, Fujimori ya había dispuesto de US$ 400 mil. “Aparentemente la suma total era de US$ 500 mil, porque se encontraban marcadas las huellas de otros fajos de US$ 100 mil”, señaló. Pero no fue la única ocasión en que vio dinero contante y sonante en Palacio de Gobierno. 


Al año siguiente, el propio Fujimori le mostró varias cajas de leche que contenían dinero. “Había aproximadamente un millón de dólares. Los soldados que las cargaban las apilaron una sobre otra”, explicó. 

La fiscal preguntó a Higuchi si sabía qué ingresos tenía su ex esposo en 1993, año en que empezó la disputa matrimonial. “Lo único que recibía eran 502 soles con 20 centavos, no conociendo que tuviera ingresos por otros conceptos. Era lo único que ganaba”, dijo.

LA REPUBLICA