viernes, 28 de febrero de 2014

Caso Sánchez Paredes por lavado de activos no está cerrado en los EEUU

el dato  El juez George Daniels no archivó caso contra los Sánchez Paredes sino que pidió a la Fiscalía de Nueva York que busque evidencias críticas.
Juez federal de Nueva York, George Daniels, dejó abierta la posibilidad para que la Fiscalía norteamericana acopie evidencias y testimonios en los tribunales del Perú y presente una nueva demanda contra la familia, lo que podrá cumplirse con la reciente autorización del Poder Judicial para que agentes norteamericanos revisen el expediente.
Ángel Páez
Con el visto bueno emitido por el Segundo Juzgado Penal Nacional para que agentes norteamericanos revisen en el Perú los expedientes del caso Sánchez Paredes, las autoridades  judiciales de los Estados Unidos podrán reactivar el caso por el presunto delito de lavado de activos en Nueva York.
De acuerdo con fuentes del Poder Judicial y del Ministerio Público relacionadas con el proceso, no es cierto, como sostiene la defensa de los investigados, que el juez federal deNueva York, George Benjamin Daniels, archivó el caso el año que pasó.
Desde que el 24 de setiembre del 2012 la justicia norteamericana requirió la asistencia de su contraparte peruana para investigar cuentas bancarias de compañías de los Sánchez Paredes, ni el Poder Judicial ni el Ministerio Público han recibido información oficial sobre la finalización de la investigación.
Ni el fiscal Preet Bharara, que dispuso el congelamiento de las cuentas de los Sánchez Paredes, ni el juez federal George Benjamin Daniels, que inició el proceso, y tampoco los funcionarios del Departamento de Justicia encargados de coordinar con el Perú la asistencia judicial, han comunicado formalmente la extinción en los Estados Unidos de las pesquisas a la familia peruana propietaria de las mineras Comarsa, San Simón y Horizonte Dorado, entre otras. El caso sigue vivo.
ORIGEN DE LA CONFUSIÓN
Lo que sucedió fue que el ocho de marzo del 2013, el magistrado del Segundo Juzgado Penal Nacional, Manuel Loyola Florián, no aceptó el requerimiento de Estados Unidos para tener acceso a los expedientes del caso.
Aunque poco después, el 27 de marzo del mismo año, el juzgado cambió su posición  y declaró que mantendría "en suspenso" la petición norteamericana, lo cierto es que ante la respuesta del Perú el juez Daniels "congeló" el caso hasta que la fiscalía de Nueva York acreditara evidencias.
Ahora, con la decisión del juez Marco Antonio Tejada de acceder al requerimiento estadounidense, la oficina del fiscal de Nueva York podrá buscar en el Perú la información que necesita para reactivar el caso.

Como se recordará, las autoridades judiciales de Estados Unidos han solicitado a sus pares del Perú acceso total al millón de folios del proceso en el Perú, así como contacto con los jueces y fiscales del proceso, a los agentes antinarcóticos que investigaron el caso, así como a los testigos relevantes.

Ante la resolución del Segundo Juzgado Penal Nacional del último 24 de febrero, que facilita a los agentes norteamericanos la revisión de los expedientes –lo que permitiría la reapertura del caso en Nueva York–, la familia Sánchez Paredes emitió un comunicado para anunciar el acatamiento de la decisión.
ACEPTAN DECISIÓN
"Nada tenemos que ocultar frente a cualquier autoridad nacional o internacional; por ende nos someteremos a cualquier tipo de investigación, nacional o internacional, bajo las reglas de un debido proceso", señala el mensaje firmado por Alfredo Sánchez Miranda, hijo de Orlando Sánchez Paredes.
Del comunicado se desprende que a la familia le conviene un proceso en Nueva York para dejar en claro que son inocentes de los cargos que se les atribuye. Esto es, no descartan que la fiscalía norteamericana reformule la demanda por presunto lavado de activos, esta vez con el sustento de las evidencias que eventualmente acopien de los expedientes y testigos en el Perú.
"Lo que tenemos entendido es que el caso quedó en suspenso en Estados Unidos hasta que Perú diera luz verde a la petición que hicieron los norteamericanos. Una vez que sus funcionarios revisen los expedientes, seguramente formularán otra vez la demanda ante el juez de Nueva York",explicaron fuentes del Poder Judicial con conocimiento del caso.
"Para salir de dudas, la Fiscalía de la Nación preguntó a las autoridades judiciales norteamericanas si habían desistido de continuar con el caso de los Sánchez Paredes. No conseguimos respuesta. Ahora que se informe sobre la resolución del juez Marco Antonio Tejada, que accede al pedido de revisar el expediente judicial, suponemos que se reactivará todo", dijeron por su parte fuentes del Ministerio Público.
El primero de octubre del 2013, ante un pedido de la defensa de los Sánchez Paredes para archivar la investigación judicial, el juez George Benjamin Daniels denegó la pretensión de la familia peruana.

Más bien Daniels aceptó el planteamiento de la Fiscalía de Nueva York de declarar en suspenso el caso, hasta el hallazgo de eventuales evidencias que ameriten la reactivación del proceso.

El juez Daniels estuvo de acuerdo en que no era responsabilidad de la fiscalía la  ausencia de la acreditación de evidencias porque Perú había decidido en un primer momento no dar acceso al millón de folios del expediente.
NUNCA SE ARCHIVÓ
"El permiso de las autoridades peruanas es necesario para que (la fiscalía) obtenga evidencia crítica del caso. Mientras que el gobierno sea capaz de obtener evidencias de otras fuentes; sin embargo también puede conseguirlas en los archivos peruanos, con el fin de presentarlas en este caso", señala el juez Benjamin.
Esta observación del magistrado de Nueva York es un clarísimo indicativo de que la fiscalía estadounidense está en condiciones de hacer uso del permiso de las autoridades judiciales del Perú en busca de evidencias, y si las encuentra plantear una nueva demanda contra los Sánchez Paredes.
Para el abogado de la empresa Comarsa y de Orlando Sánchez Paredes, César Nakazaki Servigón, sus patrocinados deseaban la realización de un juicio en la jurisdicción de Nueva York para establecer la inocencia de sus defendidos.
"Nosotros pedimos ir a juicio para que se decida si había o no razón para la confiscación de las cuentas. Si la fiscalía de Nueva York de manera pública y ante el mundo anunció el congelamiento de cuentas,  nosotros también queríamos que   el caso termine de manera pública y por esos  insistimos en ir a un juicio", relató Nakazaki.
"Esto motivó a que el juez George Daniels le diera un plazo adicional a la fiscalía deNueva York para que presentara pruebas con el propósito de  ir a juicio, pero la fiscalía no pudo presentar ninguna  prueba. La fiscalía retiró la demanda", explicó César Nakazaki.
En relación a la posibilidad de que la fiscalía de Nueva York consiga en Perú las evidencias que busca, y formule una nueva demanda, Nakazaki indicó que no había ningún temor.
"Que se lleven a Estados Unidos el millón de folios de los expedientes. Somos los primeros interesados", anotó. ❧
CLAVES
Precisión. El 27 de marzo del 2013, el Segundo Juzgado Penal Nacional no rechazó de plano el pedido de las autoridades de Estados Unidos, señala el Poder Judicial.
Indicación. Lo que expresó dicha instancia judicial fue que de momento no estaba en condiciones de acceder a la solicitud porque el expediente se encontraba en otro lugar.
ALARGUE. Al final el Poder Judicial se tardó casi un año en cambiar de postura para dar acceso a las autoridades norteamericanas a las evidencias del caso.