viernes, 31 de julio de 2015

TOTAL, ¿ALGUIEN SABE DONDE Y CUANDO NACIÓ FUJIMORI?



DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS

En diciembre de 1993 CARETAS comprobó en forma accidentada (más que accidental) la autenticidad de una versión proporcionada por un informante: En el acta de bautizo del Presidente Alberto Fujimori Fujimori existe una visible alteración en el espacio que consigna el lugar de nacimiento.

Esa constatación, y la reacción enardecida del párroco de la Iglesia Santa Ana de los Barrios Altos, que se abalanzó sobre el fotógrafo Carlos Saavedra cuando éste intentó reproducir el acta, indujo a la revista y a la periodista Cecilia Valenzuela a continuar investigando. Cecilia, al fin de cuentas, había participado en el forcejeo con el clérigo.

El resultado de sus esfuerzos aparecieron en CARETAS 1240 y 1241.

La hipótesis de que Fujimori no nació en el Perú constituía (y constituye) una noticia de la mayor importancia, ya que, de ser cierta, el ingeniero estaría ocupando la Presidencia de la República inconstitucionalmente.

CARETAS, sin embargo, dejó el asunto, y no sólo fue por prudencia ante los callejones sin salida que parecían surgir al profundizar la indagación. También sentimos incomodidad frente a un tema que fácilmente puede confundirse como xenofóbico y racista.

Pero la curiosidad profesional de la propia Cecilia Valenzuela no amainó y durante estos años, como detective de Simenon, siguió pistas, revisó archivos olvidados, habló con personajes otrora cercanos y estudió a través de obras como las de Luis Jochamowitz y Mary Fukumoto detalles de la extraordinaria saga de la migración japonesa al Perú.

Entonces, hace unas semanas, el propio gobierno del Presidente Fujimori asumió actitudes que tienen mucho de xenofóbicas y racistas, además de bizantinas y represivas. Porque no de otra forma se puede calificar el despojo de la nacionalidad de un ciudadano nacido en Israel con el fin de controlar un canal de TV.

Así el caso de Baruch Ivcher y Frecuencia Latina disolvió las reticencias de CARETAS, produciéndose un reencuentro con Cecilia Valenzuela y su colección de nuevos documentos e indicios sugerentes.

También medió en esto el misterio del persistente poder que exhibe Vladimiro Montesinos a pesar de las evidencias de enriquecimiento inexplicable, y la extendida versión que algún secreto muy comprometedor tiene virtualmente de rehén al Presidente de la República.

El texto que sigue de la periodista Valenzuela no intenta suplir las funciones de un fiscal, pero sí acercarse a la realidad de los hechos.

CARETAS, por otro lado, no puede dejar de reiterar su admiración desapasionada por la historia de una familia de inmigrantes que surgió de orígenes tan humildes y llegó tan lejos.
Pero el tema aquí concierne a la Constitución, al ejercicio del poder y a la manipulación de la verdad -y ésta es una práctica en la que este régimen se destaca.

Así que ahora no se queje si la suspicacia abunda.

(CARETAS hizo un convenio con Cecilia Valenzuela para que una versión televisiva de este informe se transmitiera en el programa `En Persona' de César Hildebrandt.)

NOSOTROS vimos por primera vez el borrón en la partida de bautizo original del Presidente Alberto Fujimori Fujimori en diciembre de 1992, cuando verificábamos el dato de una fuente casual.

Al llegar a la Parroquia de Santa Ana de los Barrios Altos comprobamos que, en efecto, en el libro de bautismos número 74 de 1943, en el folio 121, existía un borrón en el espacio donde se consigna el lugar de nacimiento y una alteración realizada con pluma y tintas diferentes que dice "Miraflores (Lima)" (ver facsímil).

Observamos también que la fecha de nacimiento consignada era el 4 de agosto de 1938 y no el providencial 28 de julio que oficialmente se celebra.



Luis Jochamowitz, autor de `Ciudadano Fujimori', refrenda hallazgos y novedades de Cecilia Valenzuela. "Estoy en condiciones de asegurar que Fujimori es un producto peruano".



Encontramos que cuatro de los hermanos Fujimori -Juana, Alberto, Pedro y Rosa- fueron bautizados simultáneamente. -Registro de una conversión masiva al catolicismo como una posible medida de protección tomada por miembros de una colonia japonesa que sufría graves maltratos como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

El 7 de diciembre de 1992 solicitamos en la Parroquia Santa Ana una constancia de bautismo, pagamos por adelantado y regresamos para recogerla y aprovechar para examinar nuevamente el libro. Pero cuando Carlos Saavedra quiso fotografiar el folio 121 se nos armó un lío de padre y señor nuestro:

"¡Padre, padre, el libro!", gritaron al unísono las secretarias de la Parroquia, alertando al párroco Alberto Mouchard, quien apareció por una puerta y literalmente se lanzó sobre nosotros.

El sacerdote forcejeó hasta arrebatarle a Saavedra su cámara. Este había logrado extraer el rollo, pero las vistas salieron movidas.

Desde ese momento, el libro de bautizos número 74 desapareció.


LA PARTIDA DE BAUTIZO


Durante los años siguientes, la necesidad de contar con un buen registro gráfico de esa acta nos llevó hasta los tribunales.

Planteamos ante el 44 Juzgado Civil de Lima un proceso para obligar al Arzobispado a exhibir el bendito libro de bautizos, pero fuimos rechazados judicialmente.

Entonces conseguimos la partida de matrimonio religioso de Alberto Fujimori Fujimori con Susana Iguchi Miyagawa y descubrimos, que también registraba una curiosidad: el ingeniero se casó ante la Iglesia con el nombre de Alberto Fujimori Inomoto.

La señora Susana Higuchi, ante esta discrepancia, accedió a enviar una carta notarial al Cardenal Augusto Vargas Alzamora pidiéndole que ordenara que le permitieran ver el acta de bautizo de su ex cónyuge.






Gracias a esta gestión salvamos cuatro años de esfuerzos y hoy, finalmente, podemos documentar ese famoso parche.

Hay algo muy irregular en la alteración del acta -algo que la Iglesia misma considera como una adulteración delictiva. En el libro se encuentran otras actas con correcciones, pero todas esas otras enmiendas siempre están acompañadas de un documento adjunto como página especial para certificar el cambio.

¿Qué decía la anotación original?

Según Modesto Montoya, director del Instituto Peruano de Energía Nuclear, cualquier documento adulterado debiera examinarse con un microscopio electrónico. Este aparato puede analizar la diferencia de las tintas y, a través de la exaltación de fotones, detectar los rastros de las letras destruidas por la goma de borrar.

Esa partida de bautizo, en suma, todavía puede dar mucho de qué hablar.


LA PARTIDA DE NACIMIENTO


Mientras tanto, ya en 1992, estimulados por el vigoroso celo del padre Mouchard y otras circunstancias, habíamos seguido investigando el tema del lugar de nacimiento del ingeniero Fujimori (CARETAS 1240 y 1241).

Se encontró en el libro número 26, folio 142, asiento 346 de la Municipalidad de Miraflores, su partida de nacimiento: Estipula que el 4 de agosto de 1938 don Alberto Fujimori, natural de Japón, domiciliado en la hacienda Carrera "Valle de Surco", sin número, manifestó un niño nacido la madrugada del 28 de julio en el domicilio indicado. Que el niño se llama Alberto y es hijo legítimo del declarante y de doña Mutsué Fujimori de Fujimori. Como testigos aparecen Bernardo Maita y Oishi Kishimoto.

La diferencia de fechas del día del alumbramiento en las partidas de nacimiento (28 de julio) y bautizo (4 de agosto) podría obedecer a un error, aunque resulta curioso que un padre recuerde en 1943 el día de 1938 que inscribió en la municipalidad a su hijo, y no la fecha de su cumpleaños -sobre todo de un primer varón llegado al mundo en Fiestas Patrias.

Además, investigaciones posteriores establecen otros cuestionamientos:

1) El distrito de Santiago de Surco fue creado en 1929. ¿Por qué inscribieron a Alberto en Miraflores? La zona de Surco perteneció previamente a Barranco. 

¿Por qué Miraflores?

2) No aparece registro de la existencia de la hacienda Carrera "Valle de Surco". No está en el catastro de la Municipalidad Distrital de Santiago de Surco ni en la hemeroteca de periódicos agrarios que guarda ese concejo desde 1935.

3) En un documento adjunto a la partida de nacimiento figura Julia Pacheco Vega como la obstetriz que firma, certificando el nacimiento del niño Alberto.

La señora Pacheco Vega murió hace algunos años, pero su hija Julia sostiene que su madre nunca fue obstetriz, que siempre trabajó como obrera en una fábrica en el Callao.

(Por otro lado, toda la organizada colonia japonesa, que en los años '30 sumaba unas 6,000 personas en Lima, era asistida por obstetrices japonesas. La cronista Amelia Morimoto consigna nombres en sus obras.)


LA FICHA DE EXTRANJERIA
Otro documento llegó a nuestras manos: el microfilme que contenía la ficha de extranjería original de la madre de Alberto Fujimori, la señora Mutsué Fujimori.





El documento fue expedido por la Jefatura General de Extranjería del Perú en el año 1934, cuando la familia Fujimori llegó para establecerse en el país. En ese momento la señora Fujimori declaró, estar casada con Naoichi Fujimori y tener dos hijos menores de 10 años. (Ver facsímil).

Juana y Alberto son los mayores. ¿Es ésta la prueba?


LOS ANTECEDENTES DEL PADRE


Según los libros 121 y 127 del Censo de Extranjeros por Nacionalidades de 1940 de la Dirección General de Extranjería, guardados en el Archivo General de la Nación, Naoichi Minami, quien se convertiría después en Naoichi Fujimori, el padre, llegó por primera vez al Perú en 1919.

Tenía 23 años de edad y vino para trabajar en el campo. Su habilidad lo convirtió años después en el sastre de Huacho. En 1932, habiendo ahorrado para costearse el viaje al Japón, Minami volvió a Kawachi, aldea de la isla de Kumamoto donde nació, para ser adoptado por un señor que no tenía descendencia llamado Kintaro Fujimori, y para casarse con la joven Mutsué Inomoto.

Entonces ya había vivido en el Perú trece años.

Meses después de la boda, Naoichi Minami se había convertido en Naoichi Fujimori y como tal regresó al Perú, por el momento solo, y traspasó su sastrería de la calle Alfonso Ugarte de Huacho a su hermano Riyoichi Minami. Esa transacción está registrada en la página 664 de la Guía Lescano de 1932.

Un año después, el 26 de enero de 1934, Naoichi Fujimori, regresó al Japón para recoger a su familia. Así aparece apuntado en el libro número 140 del Registro de Extranjeros, guardado en el Archivo General de la Nación. Según este documento, Naoichi Fujimori zarpó del Callao en el barco japonés `R. Maru' con destino al puerto de Yokohama con la tarjeta de embarque número 4738 e identificado con el pasaporte japonés número 163518.

Si volvemos a la ficha de extranjería que registra los antecedentes al ingresar al país de la señora Mutsué Fujimori, y en la que declara tener dos hijos, deberíamos presumir que después de la boda en Japón, en 1932, habría nacido Juana, que en su país se llamó Hatsumi, que significa primera belleza. Y que posteriormente, cuando Naoichi Fujimori volvió, en enero de 1934 para traer finalmente a su familia al Perú, habría nacido Alberto en Japón (o a bordo del barco) y él se llamó Kenyo, que significa sol inteligente. Así lo llama su madre hoy.

Un registro de movimiento de buques del año 1934, reconstruido en base a datos hallados en el Archivo General de la Nación, los archivos de ENAPU y el Museo de la Inmigración Japonesa, establece que ese año llegaron al Perú tres vapores japoneses de las empresas Fuijo y Maru. El primero llegó el 8 de febrero de 1934, el segundo, el 2 de marzo y el tercero el 20 de diciembre.

Si contamos los 27 días que demoraba el viaje de ida en esa época, deduciremos que Naoichi Fujimori se habría visto obligado a regresar en el vapor que atracó en el Callao el 20 de diciembre del 1934.


OTRO LIBRO TACHADO

Al continuar con nuestra investigación nos topamos con un hecho significativo. En el libro 114 del Ministerio de Gobierno, Sección Brigada de Vigilancia de Extranjería, guardado en el sótano del Archivo General de la Nación, en la página número 25, donde están registrados los pasajeros que llegaron en el barco `Fuijo', el único que atracó en el Callao en diciembre de 1934, no aparecen Naoichi Fujimori, esposa y presumiblemente dos hijos, pero sí cuatro nombres tachados con plumón negro.





Se trata evidentemente de una familia, pues sólo el primer nombre tiene el apellido anotado y en los otros hay comillas. En los rastros que han quedado pueden distinguirse el punto de una `i' al final del apellido y la mitad de una `o' al final del último nombre.

Para saber si sólo se trata de una extraordinaria coincidencia, el libro 114 también se debe someter a una prueba microscópica. Sólo un examen del libro original podría determinar los nombres que se ocultaron. Y si se descubriera que son los Fujimori, entonces las dudas quedarían resueltas.


LAS LEYES ANTINIPONAS


Pero ¿cuál habría sido la razón por la que Naoichi Fujimori prefiriera inscribir a sus hijos mayores como nacidos en el Perú si en realidad no hubiera sido así?

Sucede que precisamente en 1934 el gobierno del Perú desconoció los acuerdos y convenios internacionales que había firmado con el Japón, y dictó una serie de disposiciones que limitaban las actividades comerciales de los japoneses. Para escapar de estas medidas muchos de ellos intentaron nacionalizarse. Pero el 11 de julio de 1936 el gobierno suspendió el otorgamiento de las cartas de naturalización. Además, prohibió heredar propiedades y negocios a los extranjeros. (`Hacia un Nuevo Sol', pág, 239).

En ese contexto se podría entender por qué Juana Fujimori fue inscrita por su padre como nacida el 7 de abril de 1935 en el Cercado de Lima, cuando la familia vivía en Huacho, tal como lo acredita la página 489 de la Guía Lescano de 1938. ¿Tal vez inscribir a una niña de dos años de edad como recién nacida en su misma localidad hubiera sido muy complicado? ¿Mejor hacerlo en la ciudad capital?

Cabe señalar que, cuando muchos años después Juana Fujimori se presentó para sacar su libreta electoral, no recordó su fecha de nacimiento. Esta no está consignada en su ficha. (Ver facsímil).

Siguiendo la hipótesis de que la familia llegó en diciembre de 1934 registrando dos hijos, habría que preguntarse por qué Naoichi Fujimori esperó hasta 1938 para registrar el nacimiento de Alberto, a la sazón de tres años de edad. La Ley 8526 suspendió también la inscripción de los hijos de extranjeros nacidos antes del 26 de julio de 1936, y esto lo puede haber confundido.


LA ALUSION AL COLEGIO


Curiosamente, una declaración del propio Alberto Fujimori apuntala la tesis de que es mayor de lo que dice ser y que hay huecos en la biografía oficial. El 13 de abril de 1990, cuando era candidato declaró: "En mi infancia yo estuve en una escuela japonesa hasta los seis años" (Diario La República 13/4/90).

El 7 de diciembre de 1941 el Japón bombardeó Pearl Harbor y le declaró la guerra a los Estados Unidos. Inmediatamente la fiebre antinipona, que ya calentaba en el Perú se propagó abiertamente. Las autoridades peruanas comenzaron a perseguir a intelectuales, comerciantes y empresarios japoneses. El 18 de mayo de 1942 el gobierno del Perú deportó a 141 ciudadanos japoneses y los envió a campos de concentración en los Estados Unidos. La irracionalidad de la guerra había tocado el corazón de América Latina.

El 24 de enero de 1942 los colegios japoneses que desde 1908 comenzaron a funcionar en el Perú y que en su mejor momento llegaron a unos 50 en todo el país y contar con el reconocimiento del Ministerio de Educación del Japón, desaparecieron. "Se confiscó un número considerable de propiedades de japoneses. Se clausuraron todas las instituciones y escuelas japonesas del país incluyendo la más grande de ellas: Lima Nikko. Se prohibieron los viajes, las reuniones y el uso de radios de onda corta." (`Hacia un Nuevo Sol', pág 248).

Si Alberto Fujimori hubiera nacido el 28 de julio de 1938, como dice su partida de nacimiento, no hubiera podido estudiar hasta los 6 años en una escuela japonesa que cerró en enero de 1942. Pero si hubiera nacido hacia fines de 1934, eso sí habría sido factible.


CUMPLIENDO AÑOS EL 28


Un detalle conmovedor lo constituye la costumbre entre los inmigrantes de agradecer la generosidad de la tierra que los acogía, vinculando a sus hijos con las fiestas de la patria nueva.

Revisando los libros de la Municipalidad de Lima encontramos 33 niseis que se registraron como nacidos coincidentemente el 28 de julio entre los años 1934 y 1941. Estas coincidencias onomásticas desaparecieron a partir de 1942, cuando comenzaron las deportaciones.

El autor de `Ciudadano Fujimori', el escritor Luis Jochamowitz, es el único biógrafo serio que ha escrito sobre la vida del Presidente. Durante su investigación, sin embargo, ningún miembro de la familia Fujimori en el Perú aceptó colaborar con él. Jochamowitz no se planteó la misión de escudriñar el lugar de nacimiento de su protagonista, y centró su trabajo en describir el nacimiento de un político que se ufanaba de ser práctico, audaz y jugador.

Cuando su libro ya estaba escrito, Jochamowitz recibió una carta de Hisao Minami, un primo hermano japonés de Alberto Fujimori. El orden de los acontecimientos familiares relatados por Minami no es fiel ni obedece a todos los sucesos conocidos y verificables, pero cuando detalla los momentos más importantes de su aldea, dice que en 1990 Alberto Fujimori, regresó a su `Kioudo e Satogaeri'.



"Mi madre nunca fue obstetriz", dice la hija, aunque su nombre certifica el nacimiento de Alberto.



La carta de Minami ha sido traducida en el Pacífic English Language Institute de California, según ellos `Kioudo e Satogaeri', quiere decir: `home town'. Otro traductor en Lima define el término como "tierra natal".

Ahora Jochamowitz declara que no puede asegurar que Alberto Fujimori nació en el Perú. Sus investigaciones, sin embargo, lo autorizan a confirmar que Alberto debió ser inscrito por su padre en el consulado del Japón -aunque esos papeles se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial- y que, como dijo Manuel Ulloa, Fujimori es en todo caso "un producto peruano".

Para Jochamowitz la única forma de terminar con las dudas sería accediendo al `Koseki' de la familia paterna, una suerte de diario privado que todas las familias japonesas asientan en sus respectivas prefecturas y que registra los acontecimientos fundamentales de todos sus miembros. En el `Koseki' se escribe lo bueno y lo malo que les ha ocurrido o que han realizado cada uno de los integrantes de un clan.



Durante la Segunda Guerra Mundial muchos japoneses, en el Perú, se convirtieron al catolicismo para protegerse.


Si el `Koseki' original de los Minami (que recordemos, es el apellido original del padre) no se quemó en los bombardeos de la Segunda Guerra en el sur del Japón, donde se encuentra la isla de Kumamoto, y si se ha librado de la mano negra y larga que parece rondar Lima, allí estaría todo.

ASUNTO VITAL


La verdad sobre el lugar de nacimiento de un hombre cualquiera podría convertirse en una obsesión familiar y hasta en un trauma personal, pero es de poco interés público.

El Presidente de la República no es, sin embargo, un hombre cualquiera. El Artículo 110 de la Constitución Política del Perú de 1993 dice lo siguiente:

"El Presidente de la República es el Jefe de Estado y personifica a la Nación. Para ser elegido Presidente de la República se requiere ser peruano de nacimiento, tener 35 años de edad al momento de la postulación y gozar del derecho de sufragio".

Estas estipulaciones virtualmente repiten las establecidas en la Constitución de 1979, y cualquier hecho que contradiga las mismas acarrea las consecuencias más graves.



Acercamiento de la corrección que aparece en el acta de bautizo original de Alberto Fujimori. Lograr este registro gráfico nos llevó a los tribunales. (Derecha) Francisco Loayza, su testimonio es gravísimo.



Francisco Loayza, sociólogo y ex miembro del Servicio de Inteligencia Nacional que fue jefe de la campaña electoral del entonces ex rector universitario Alberto Fujimori, asegura que en los días más candentes de la segunda vuelta, el afamado y entonces flamante asesor de cabecera Vladimiro Montesinos Torres le confió lo siguiente:

"El Chino no es peruano y eso es peligroso".

Y Loayza añade:

"Yo estaba preocupado con las labores propias de la campaña y no le presté la debida atención. Pero puedo asegurar que ése es un secreto que él (Fujimori) jamás le confiaría a Vladimiro Montesinos. Estoy seguro que más bien fue él (Montesinos) quien se apropió de una prueba y la ha sabido usar, como lo hace con otras personas, para extorsionarlo."

Las declaraciones de Loayza se suman así a esa notable serie de indicios que, abonan la hipótesis de que los indestructibles poderes de Montesinos y la ley que le tiene el Presidente surgen de una situación excepcional.

Por lo tanto, ¿es excesivo afirmar que el caso merece ser investigado en otra instancia?




En Resumen


1. Cuando el padre del Presidente, Naoichi Fujimori, viajó al Japón el 26 de enero de 1934 para recoger a su familia, la hoja que consigna su partida en el libro 140 de Registro de Extranjeros está guardada en el Archivo General de la Nación como un registro de llegadas.


2. En el listado de pasajeros que llega al Callao del puerto de Yokohama el 20 de diciembre de 1934 en el barco `Fuijo', consignado en la página 25 del libro 114 de la Brigada de Vigilancia de Extranjería, aparecen 4 nombres tachados de una familia con el mismo apellido.

3. En la ficha de extranjería de 1934 de Mutsué Fujimori, la madre del Presidente, declara bajo "antecedentes al ingresar al país" dos hijos menores de 10 años. El microfilme de esa ficha ya no está en el archivo general de Migraciones.

4. La partida de nacimiento de Alberto indica que nació en una hacienda en Surco el 28 de julio. Está registrada en la Municipalidad de Miraflores a pesar de que ya existía el distrito de Surco, no se encuentra documentación sobre la referida hacienda y la hija de la obstetriz que aparece certificando el parto asegura que su madre nunca fue obstetriz.

5. En el acta de bautizo de Alberto Fujimori hay una alteración visible en el espacio donde se consigna el lugar de nacimiento, cambio que no está refrendado por el usual documento adjunto de certificación, y la Iglesia la considera una adulteración. Allí su día de nacimiento aparece como el 4 de agosto.

6. La ficha en el Registro Electoral de Juana Fujimori, la hermana mayor de Alberto, no indica fecha de nacimiento.

7. En la partida del matrimonio religioso de Alberto figuran los apellidos Fujimori Inomoto.

8. Entre 1934 y 1941 se registraron 33 niseis en la Municipalidad de Lima como nacidos el 28 de julio. Se dice que se acostumbraba homenajear así con el país que los acogía. ¿Resulta que Alberto tampoco nació en Fiestas Patrias?

CECILIA VALENZUELA - CARETAS