lunes, 25 de abril de 2011

LA TRAMPA DEL INDULTO


Escribe: Ernesto de la Jara

Keiko Fujimori ha jurado que no indultará a su padre. ¿Y si lo indulta García? Ya eso es otra cosa, porque ella no puede hablar por otros.

¿Por qué García indultaría a Fujimori? Por el intercambio de favores que siempre ha caracterizado la relación entre ellos, pese a las broncas que también han tenido. El papel de Alan fue decisivo para que el chino le ganara a Vargas Llosa. Luego Fujimori impidió que el congreso le cortara la cabeza. Y durante los últimos cinco años, apristas y fujimoristas han cogobernado.

Tocaría ahora que Alan indulte a Fujimori, a cambio de de que el fujimorismo no lo toque y le cuide las espaldas.

Jurídicamente, el indulto presidencial no procede porque significa impunidad frente a violaciones de derechos humanos, lo que está prohibido nacional e internacionalmente.

Tampoco cabe un indulto humanitario, ya que Fujimori no tiene una enfermedad terminal y recibe el tratamiento adecuado para sus males.

Keiko ha dicho que la familia ha decidido – habría que agradecerles- acatar lo que resuelvan los tribunales sobre su padre, por lo que están esperando el pronunciamiento del Tribunal Constitucional (TC).

Pero, acá, la trampa consiste en tratar de hacer creer que el juicio contra su padre no ha concluido y que todavía falta el pronunciamiento de una última instancia, cuando eso es falso. El juicio de Fujimori en la vía ordinaria ya concluyó, y por ello la condena a 25 años es cosa juzgada.

El habeas corpus no es una etapa más sino una vía distinta y excepcional, la que en principio no procede – lo dice la ley expresamente- contra sentencias judiciales. La única excepción es cuando esa sentencia haya sido producto de un juicio groseramente irregular, lo que no se puede invocar en relación al de Fujimori , por haber sido más bien “impecable “.

El Presidente del TC, Carlos Mesía, ha dicho que dicho tribunal no puede ordenar la liberación de Fujimori . Pero si procede irregularmente, podría declarar la nulidad de las sentencias, reabriendo el juicio, o hasta entrar a ver el fondo del asunto, tal como ya lo ha hecho en otros casos ( La Católica, Chacón ).

¿Por qué actuaría así el TC? Podría ser por injerencia política, prebendas o para alinearse con el poder político. Que sus hechos demuestren lo contrario.

No procede el indulto, pero es obvio que se puede dar. Cuando el ruido suena… ¿Cuándo? El momento menos problemático sería en el caso de que ganara K. Fujimori (hipótesis terrible para el país) , entre su elección y el 28 de julio. El respaldo político logrado por el fujimorismo acallaría las críticas.

Pero también podría quererse que la liberación fuera parte de la estrategia de campaña. La liberación del ‘chino’ podría ser interpretada como una demostración de fuerza, señal de que ya ganaron. Pero el riesgo sería que pueda ser vista como “la prueba” de que la mentira, la manipulación de las instituciones y medios, y el incumplimiento de la legalidad siguen siendo intrínsecos al fujimorismo, como que lo son.
 
NOTA: Igual que muchos, mi solidaridad con los periodistas que han sido despedidos de Canal N por oponerse a la línea incondicional a favor del fujimorismo, adoptada por el grupo El Comercio. ¿Qué pasó con el Paco Miró Quesada del Foro Democrático?