martes, 15 de febrero de 2011

Censuran a encuestadoras. Castañeda y PPK los más beneficiados.


El ex presidente Alejandro Toledo, favorito para ganar los comicios de abril, calificó el martes de inconstitucional y antidemocrática una medida que obliga a las empresas encuestadoras a identificar a los entrevistados en sus sondeos y advirtió que ello podría ser el primer paso de un fraude.

El sábado el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) publicó una nueva norma según la cual las encuestadores deberán identificar a sus encuestados con nombre completo, número de documento de identidad, dirección y teléfono, informó AP.

La medida fue rechazada por las firmas encuestadoras, que han amenazado con dejar de realizar sondeos.

Toledo, que alcanza el 30% de las preferencias electorales, dijo que el presidente Alan García está detrás de la cuestionada medida con la que, sostuvo, intenta beneficiar a sus candidatos favoritos, quienes no obtienen buenos resultados en los sondeos.

"Quiero expresar mi fuerte protesta por un acto que me parece absolutamente anticonstitucional, nada democrático, y que puede ser el primer paso hacia un fraude electoral en estas contiendas'', dijo Toledo a la emisora Radioprogramas.

Manifestó que es "muy autoritario" y constituye "una mordaza'' a las encuestadoras obligarlas a pedir datos personales a sus encuestados, porque con esas condiciones ninguna persona va a querer participar en sondeos.

"Yo recorro el mundo y no hay país alguno en el mundo, ninguna democracia está censurando a las encuestas... El presidente García está apoyando esta medida para proteger a sus favoritos'', expresó.

García ha elogiado públicamente al ex alcalde de Lima, Luis Castañeda, y al economista liberal Pedro Pablo Kuczynski. Ambos candidatos se mostraron de acuerdo con la medida impuesta a las encuestadoras, pues desde hace varias semanas cuestionaban la veracidad de los resultados de sus sondeos.

Castañeda muestra en las encuestas una tendencia descendente que lo ubica en el tercer lugar de intención de voto, con entre 18% a 20%, mientras que Kuczynski se coloca en quinto lugar sin poder superar el 5% de las preferencias.

También el candidato nacionalista Ollanta Humala, ubicado en cuarta posición con entre 10% y 12% de intención de voto, respaldó el martes la medida, señalando que en un país democrático "nadie debe escaparse a la fiscalización''.

"El pueblo, que es el elemento clave en un proceso electoral, debe tener claro cómo se hacen estos mecanismos, debe tener en claro que (los encuestadores) están siendo fiscalizados y no que están haciendo lo que les da la gana'', comentó.

La Asociación de Empresas de Investigación de Mercados expresó que la medida del JNE afecta los derechos constitucionales del ciudadano a mantener en reserva sus convicciones políticas y el derecho de las empresas a guardar el secreto profesional.

Informaron que de mantenerse la medida "rehusan a ponerse en la posición de obligar al encuestado a perder el anonimato de su opinión política y asumir la distorsión que ello implica en la representatividad de las encuestas''.